Principal > General > Rayo 3-0 Celta B

Rayo 3-0 Celta B

Refrito de www.rayovallecano.es

Así sí. Eran muchos los alicientes que hacían de este partido algo especial en la previa y al final lo más importante también llegó. El Rayo no sólo ganó tres puntos contra un rival cualificado sino que además lo logró aportando unas sensaciones que hacía tiempo que el primer equipo venía buscando.En resumen ganó y convenció siendo en todo momento fiel a la filosofía que se le inculca desde la parcela técnica. Pero vamos por partes.

Una de las premisas era recuperar el juego y ya desde el arranque el Rayo salió convencido de lo que tenía que hacer en el campo. En la semana Míchel recalcó hasta la saciedad en Las Rozas la necesidad de no favorecer la fortaleza del rival en el medio y atenuarla desde el lado inveso, las bandas. Para ello, Iznata, Olalla, Albiol, Míchel y Collantes debían trabajar juntos para buscar la superioridad desde fuera y así fue.

El ritmo lo marcaban Rodri y Tébar en el medio y el que debía esperar para acertar era Geni. Dicho y hecho. Tras media hora de juego en la que lo más destacable fue una cobertura enorme de Alba que hoy debutaba, llegó el primero del partido. Por fuera, Miguel Albiol centraba para que Geni rompiera desde atrás en un remate de cabeza en el que lo mejor fue la forma de ganar la posición. Gol de buen 9 que no sólo daba ventaja al Rayo, sino que además rompía con la enquistada estadística de los encuentros en contra de marcador.

El Rayo se sentía en el campo muy cómodo, quizá como nunca en Vallecas hasta la fecha y se fue a por el segundo. Míchel, Geni y Tébar lo rondaron hasta que llegó el intermedio, pero no pudo ser. Sólo era cuestión de tiempo, como la segunda parte demostraría.

En la reanudación Rafa Sáez, míster de los visitantes, intentó desde el inicio cortar la sangría que Juan José Collantes había logrado en la parte anterior cambiandole la pareja de baile. Pero no hubo manera. El 7 del Rayo pudo a lo largo del partido con todos los que le intentaron trabar generando tanto juego como espacios y sensación de peligro. En la hora de juego Antonio Amaya pudo lograr a pase de David Alba la sentencia en un balón que se marchó arriba sólo dos minutos antes de que Alberto salvara a quemarropa una llegada de Goran Maric que tuvo el empate en sus botas.

El Celta no acertó en la única que tuvo a lo largo del partido y el Rayo siguió con la misma sensación de gran confianza en sus directrices para hoy. En una subida de Iznata, el lateral llegó hasta la frontal y cedió a Miguel Albiol un gran balón que el valenciano no desaprovechó. Era el 2-0 y el encuentro ya quedaba para entonces cerrado pese a restarle de juego aún casi quince minutos.

Igual que se intuía el segundo gol se adivinaba el tercero. Alba recibió la acometida de un desconocido Maric que le valió la expulsión justo un minuto después y el camino se allanó si cabe aún más para que, ya en el descuento, Amentano lograra de penalti cerrar el marcador. Por cierto, tras un gran gesto de Geni que cedió el balón al argentino.

En resumen claro triunfo del Rayo Vallecano cimentado en los valores de un tipo de fútbol que devolvió las mejores sensaciones a la grada de Vallecas. Gran debut de Alba, en el día de la vuelta a casa del Niño Míchel que demostró lo que puede llegar a ser capaz.

<