Principal > Primer Equipo > Aganzo congela al Salamanca
Fotografía / Rayoherald.com

Aganzo congela al Salamanca


Victoria del Rayo Vallecano en el Helmántico gracias a un gol de David Aganzo en la recta final del encuentro. El equipo dirigido por Pepe Mel repitió de esta manera el triunfo por la mínima del año pasado y se llevó tres puntos vitales a domicilio para terminar el año pensando en positivo.

Los técnicos apostaron por la continuidad en sus bloques

Pepe Mel decidió dar continuidad al once titular que consiguió el triunfo frente al Numancia hace una semana, con Ángel acompañando a Movilla en el centro del campo y Aganzo haciendo lo propio con Rubén Castro en la punta de ataque. Misma circunstancia para Juan Carlos Oliva en un conjunto charro que buscaba la cuarta victoria seguida repitiendo once por tercera semana consecutiva.

Salieron más enchufados los jugadores locales, buscando a Perico por banda izquierda y poniendo en ciertos apuros a David Cobeño en varias ocasiones. Poco a poco se fue desperezando el Rayo Vallecano hasta tener la primera ocasión clara del partido. Rubén Castro se encontraba con un balón suelto dentro del área pequeña, pero no acertaba a revolverse con precisión en una zona del césped bastante congelada.

La siguiente fue para Néstor Susaeta, esta vez a balón parado con una falta que puso a prueba la temeraria manga corta de Biel Ribas en la primera mitad. El guardameta, bien situado protegiendo su palo, despejó con acierto el lanzamiento del extremo franjirrojo.

El partido gozaba de ritmo e intensidad, aunque ni Hugo Leal en el Salamanca ni Movilla por parte del Rayo aparecían lo suficiente para hacerse con el control del juego. Todavía antes del descanso Salva Sevilla se sacaba de la manga un disparo lejano que obligaba a emplearse a fondo a David Cobeño. El guardameta del Rayo Vallecano enviaba el balón a córner y respondía instantes más tarde saliendo del área ante una cesión defectuosa de Salva.

Decidieron las ganas de David Aganzo

Movió ficha Pepe Mel tras el descanso. Con sólo 3 minutos jugados de la segunda mitad Quero dejaba su puesto en el extremo izquierdo a Jofre, fuera del equipo por decisión técnica durante las últimas semanas.

Al contrario de lo sucedido al comienzo del partido, esta vez fue el Rayo Valllecano el que salió más concentrado del túnel de vestuarios y pudo aprovecharse de ello con varias ocasiones claras de gol. Rubén Castro se encontraba de nuevo con un balón suelto en el segundo palo, pero el delantero apuntaba incomprensiblemente al muñeco y estrellaba el esférico en Biel Ribas con todo a su favor para abrir el marcador.

Mientras tanto y en el otro área Cobeño se empeñaba en hacer ver al colegiado que el terreno de juego no estaba practicable. No gustó esa reclamación al público local, que protestó mucho los gestos del guardameta del Rayo Vallecano hacia el árbitro de la contienda. Tampoco quedó muy contento Pepe Mel, que puso a calentar a Dani y estuvo muy cerca de efectuar un cambio en la portería.

A pesar de todo el partido era de un Rayo Vallecano que hacía méritos suficientes para adelantarse en el marcador. La más clara llegaba por mediación de David Aganzo, el más incisivo de los franjirrojos durante toda la tarde, pero su toque por encima de Biel Ribas se estrellaba en el travesaño para desesperación del delantero.

La UD Salamanca no podía aguantar el ritmo del encuentro y Oliva optó por cambiar las bandas, metiendo a Toti y Quique Martín por Perico y Laionel. Lo siguiente fueron dos reclamaciones de penalti dentro del área local, primero por un ligero contacto sobre Rubén Castro y luego en una piscina casi indecente de Jofre. El extremo se dejó caer de manera clamorosa recibiendo un doble castigo: tarjeta amarilla por simular y ocasión de peligro abortada cuando el esférico le había quedado a Ángel con todo a su favor para marcar.

Así llegaba la recta final del encuentro, con todo apuntando a un empate que habría sabido a poco a los numerosos aficionados vallecanos desplazados hasta Salamanca. Para ellos quedaba lo mejor del encuentro cuando Jofre buscaba a Rubén Castro en profundidad y el canario conectaba con Aganzo en el segundo palo. El balón llegaba conejeando pero el once del Rayo Vallecano no dudaba y acertaba a empujar el balón a la red con su pierna mala. Celebración y alegría desbordada en la esquina visitante.

Poco pudo hacer para reaccionar la UD Salamanca, con menos de cinco minutos para el final y todavía lamentando un cabezazo al larguero de Toti que pudo haber cambiado al rumbo del encuentro. Con tres de añadido llegó el final del encuentro y los tres puntos volaron por segundo año consecutivo hacia Vallecas, esta vez en la previa del parón navideño.

UD Salamanca: Biel Ribas, Raúl Gañán, David Lombán, Murillo, Rossato, Hugo Leal, Salva Sevilla, Laionel (min. 66, Quique Martín), Perico (min. 57, Toti), Kike (min. , Despotovic) y Linares.

Rayo Vallecano: Cobeño, Coke, Pelegrín, Salva, Albacar, Movilla, Ángel (min. 79, Michel), Susaeta, Quero (min. 48, Jofre), Aganzo (min. 85, R. García) y Rubén Castro

Goles: 0-1, David Aganzo remata con la pierna derecha en el segundo palo (min 83′)

<