Principal > General > Míchel regresa al barrio

Míchel regresa al barrio

Refrito de Colpisa Informacion

Permaneció once años en la elite del fútbol mundial como centrocampista del Real Madrid y de la selección española, jugó dos Mundiales y sigue de moda al ejercer como comentarista de TVE, la Ser y el diario ‘As’. Sin embargo, nada de ello le ha servido a José Miguel González Martín del Campo, ‘Míchel’, para comenzar su carrera de técnico entre los grandes.

Tras dos intentos fallidos pera dirigir al Getafe, uno el curso pasado y otro hace unos días, cuando Schuster le ganó la batalla para ocupar el banquillo azulón, Míchel se verá casi obligado a debutar en el Rayo Vallecano, un clásico que ha permanecido 12 años en Primera pero ahora malvive en el pozo de la ‘Segunda B’ y corre serio riesgo de desaparición.

Aún no ha firmado, pero estampará su rúbrica en las próximas horas y la semana que viene, seguramente lunes o martes, será presentado a bombo y platillo en Vallecas, un populoso distrito madrileño de un millón de habitantes que para nada es ajeno a quien se crió en el humilde barrio de la Ciudad de los Ángeles, también en la zona sur de la capital.

O aceptaba el reto lanzado por la familia Ruiz-Mateos para tratar de recuperar a los agonizantes franjirrojos, o se arriesgaba a quedar otro año fuera del circuito, un lujo que este símbolo del madridismo y de la afamada ‘Quinta del Buitre’ no se podía permitir por muy bien que viviera como analista en los medios de comunicación.

El gusanillo del fútbol ha vencido a este «agonías» que tuvo un guante en su pie derecho, fue discutido por unos pocos y alabado por la inmensa mayoría. Y ello por más que se le recuerde como el jugador que se agachó en la barrera española que sucumbió ante Yugoslavia, en la Copa del Mundo Italia-90, o el tipo que osó ‘tocar las pelotas’ al ‘Pibe’ Valderrama en pleno partido.

Facilísimo

«Tenía alguna oferta de Segunda, otras del extranjero, pero el acuerdo con el Rayo fue facilísimo porque vi a una familia que vive el mundo con pasión y, al mismo tiempo, se pone en mano de gente profesional», explica a la hora de justificar su elección Míchel, convencido de que al Rayo le irá bien si sus próximos pupilos ponen sólo «la mitad de la ilusión» con la que él comenzará su nueva etapa.

Eso sí, en declaraciones a Radio Marca, asume que el Rayo no subirá sólo por el nombre de su técnico o del club. «Por mucha trayectoria que se tenga, hay que mantener los pies en el suelo. Hacen falta actitud, ilusión y humildad, no pensar que somos favoritos porque hay 79 clubes que pueden pensar lo mismo e ir a por ti desde el primer momento», subraya el madrileño, quien podría pedir información a su colega José Antonio Camacho sobre las características del Rayo y de su dueño.

Asegura no sentirse decepcionado porque el Getafe la haya cerrado las puertas. «Hace quince días pensaba que podía estar allí, pero Schuster fue mejor y me ganó. Esto es como cuando pierdes un partido. Ya no vale lamentarse y es obligado mirar hacia adelante», aduce. Le invaden «tantas ideas» sobre su primer proyecto que para empezar tendrá que ordenarlas.

Con un club en crisis, su labor se fundamentará en la cantera, en «crear el ambiente idóneo para creer en los chavales, en la gente fundamental para la estabilidad deportiva y conseguir algún ingreso económico inesperado». Firmará por un año, aunque dejará abierta la opción de seguir si el equipo asciende a la división de plata. Un difícil reto por el que, según recuerda, lleva ocho años luchando el filial de su Real Madrid. Precisamente allí, hace un par de años, rechazó la oferta de Florentino Pérez para trabajar de director deportivo adjunto.

<