Principal > Primer Equipo > Goles contra la depresión
Fotografía / Rayoherald.com

Goles contra la depresión


El Rayo Vallecano saldó con una contundente victoria (4-1) su cita con el Numancia en Vallecas. David Aganzo reapareció en el once titular y contribuyó a la goleada con dos tantos. Coke abrió el marcador al cuarto de hora de partido y Pachón certificó el triunfo, un duro castigo para el flojo equipo soriano.

El retorno del killer

La sonrisa volvió a los labios de Aganzo. Las lesiones habían mantenido prácticamente inédito al goleador rayista pero el madrileño se estrelló directa y gustosamente con la luz al final del túnel donde le habían metido las contínuas lesiones. Dos tuvo, dos metió. Y ya van cuatro dianas en los pocos minutos que ha disputado este año. Efectividad absoluta, como toda la del Rayo en la fría tarde vallecana.

Así lo reflejaba un 3-0 al descanso que a quien no hubiese visto la primera mitad haría pensar en un paseo rayista. No fue así o al menos era un marcador demasiado abultado para los méritos de franjirrojos y sorianos, al menos en los primeros compases. El equipo de Arconada salió bien plantado, presionando y jugando con criterio pero pronto se vino abajo. Tras el saque de esquina en segunda jugada, el balón caía a pies de Coke que resolvió el desajuste defensivo del Numancia en el área para adelantar a los franjirrojos.

Sentencia al filo del descanso

Doloroso golpe el recibido por el Numancia del que a punto estuvo de recuperarse a la contra. Javier del Pino -de lo mejor hoy en las filas numantinas- no supo culminar su cabalgada a la contra y cruzó en exceso su disparon ante Cobeño. Tan sólo un minuto más tarde, David Aganzo daría más motivos para el lamento de Del Pino, al anotar su primer gol de la tarde al saque de otro córner, éste diréctamente colgado al área. Sin apenas fútbol, los de Pepe Mel mandaban en el marcador con contundencia pero aún habría tiempo para un tercer gol. De nuevo Aganzo batía al borde del descanso a Lafuente, terriblemente flojo bajo la portería del Numancia.

Con la comodidad de estar por delante en el marcador, el Rayo durmió el partido ante un Numacia más cabizbajo que activo a pesar de haber adelantado la defensa. La jugada fea del partido la protagonizó Movilla, que mandó en camilla a los vestuarios a Nano. Ello escoró más a la izquierda a Barkero, que se fue diluyendo a lo largo del partido. Quien tampoco demostró su valía en el conjunto de Arconada fue Íñigo, sustituido por el autor del gol soriano, Lago Junior. El delantero marfileño acortó distancia tras un error en la banda izquierda rayista, que permitió un balón colgado que remató Junior ante la pasividad de los centrales vallecanos.

El mayor dinamismo del goleador numantino pareció despertar a los suyos pero todo quedaría en mero espejismo. Pachón, que había entrado en sustitución de Aganzo, se encargaría de dar la puntilla al Numancia a falta de un minuto para el final. El ‘9’ rayista sentenciaría tras un pase de Míchel en el área, que previamente se había aprovechado de otra pobre actuación de Lafuente.

Rayo Vallecano: Cobeño, Coke, Salva, Pelegrín, Albacar, Ángel, Movilla, Susaeta, Quero (Collantes, min. 75), Aganzo (Pachón, min. 67) y Rubén Castro (Míchel, min. 85).

Numancia: Lafuente, Flaño, Jaio, Palacios, Balenziaga, Del Pino, Dimas, Barkero, Nano (Nagore, min. 65), Íñigo Vélez (Lago Junior, min. 69) y Álvaro (Goiria, min. 58).

Goles: 1-0, min. 16, Coke; 2-0, min. 30, Aganzo; 3-0, min. 44, Aganzo; 3-1, min. 70, Lago Junior; 4-1, min. 90, Pachón.

<