Principal > Cantera > El césped de La Torre se cobra otra nueva víctima
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

El césped de La Torre se cobra otra nueva víctima

El año pasado fueron Hugo y Jorge García dentro del mismo encuentro y con un intervalo de menos de media hora. Esta temporada le ha tocado a Jorge Sáez. Así de cruel es la mala fortuna con los jugadores del filial del Rayo Vallecano en un terreno de juego que tampoco ayuda lo más mínimo.

Ligamentos y menisco para Jorge Sáez

Las peores previsiones parecen haberse confirmado y hay muchas probabilidades de que el joven Jorge Sáez tenga afectados tanto el ligamento como el menisco de su rodilla, por lo que la temporada se habría terminado para él. El centrocampista del Rayo B se tuvo que retirar antes de tiempo en la victoria de sus compañeros por un gol a cero frente al Real Madrid C.

Si se confirma la mala noticia en una segunda exploración, sólo quedaría esperar unos días para poder proceder con la operación. En ese escenario se esperaría que el jugador fuese intervenido dentro de las próximas dos semanas para empezar entonces un largo proceso de recuperación.

El joven jugador, desolado por la mala fortuna, recibió de primera mano el apoyo de alguien que se encuentra en la última fase de ese mal trago. Yuma coincidió con Jorge Sáez en la clínica y no dejó pasar la oportunidad de animar a su compañero en este momento tan complicado.

El terreno de juego de La Torre, un problema serio

En el seno del Rayo B existe verdadera preocupación por la forma en la que las lesiones de gravedad están afectando a sus jóvenes promesas. El año pasado cayeron Hugo y Jorge García en un intervalo de veinte minutos en el partido contra el Móstoles y este año ha sido Jorge Sáez el que ha desatado las alarmas con su grave lesión ante el Real Madrid C. Curiosamente ambos encuentros terminaron con idéntico marcador (1-0), sin duda unas victorias demasiado caras para los franjirrojos.

El cuerpo técnico trabaja con ejercicios preventivos para contrarrestar el seco estado del terreno de juego, pero las medidas no son suficientes. El campo no se riega como sería necesario, el césped se levanta mucho y es verdaderamente arriesgado jugar en esas condiciones.

Esta circunstancia ajena al Rayo Vallecano acentúa todavía más la necesidad de poder contar con una Ciudad Deportiva que evite este tipo de problemas y mejore las condiciones de trabajo y desarrollo de los jóvenes jugadores de la cantera.

0 comments
<