Principal > Primer Equipo > Pena máxima para el Rayo
Fotografía / Rayoherald.com

Pena máxima para el Rayo


Empate de los que escuecen el cosechado por el Rayo Vallecano en su visita al Nástic de Tarragona. Los franjirrojos fueron muy superiores a su rival y tuvieron el triunfo en las botas de Pacheco, pero el argentino no supo transformar un penalti en el minuto 92. Previamente, los locales se habían adelantado en la primera mitad con un tanto de Miguel Ángel. Ya en la segunda parte Míchel había recortado distancias consiguiendo el gol de la igualada.

Buen arranque del Rayo Vallecano

Gesto torcido, de desilusión y casi de derrota el que se le queda al Rayo después de la ocasión que dejó escapar para ganar en Tarragona. Con un sublime Míchel a los mandos de la nave vallecana, el Rayo Vallecano pronto se hizo con el control del partido. Posesión, triangulaciones, conexiones rápidas, apertura a bandas e incorporaciones de los laterales manifestaban la superioridad rayista.

Sólo quedaba el gol como tarea pendiente. Susaeta lo tuvo, pero su disparo al primer palo fue repelido por Rubén Pérez, mientras que a Rubén Castro sólo le faltaron unos centímetros para lograrlo de cabeza. Sí lo consiguió el canario pasada la media hora de encuentro, pero fue anulado justamente por fuera de juego.

Sin embargo, el buen juego rayista sufriría el peor de los varapalos minutos más tarde. El local Miguel Ángel acertaría con la meta de Cobeño al volear un balón que no pudo despejar Susaeta tras escurrirse. Demasiado premio para un Nástic que no sólo parecía inferior, además, se lo creía. El propio goleador, con David Bauzá a su lado, se borraba del partido y contagiaba la espesura a sus compañeros, salvo al incisivo Walter Fernández por la izquierda y a un Fernando Morán por el que no pasan los años.

Míchel logró la igualada y Pacheco falló el penalti decisivo

Acabó el primer tiempo y comenzó el segundo con el Nástic apretando más arriba, espoleado por el gol y buscándole siempre las cosquillas a un Tito que sufría mucho en el lateral derecho. Pero pronto volvería el encuentro a su dinámica, con el Rayo superior en juego y por debajo en el marcador y el equipo tarraconense abusando de su único recurso ofensivo, el citado Walter. Rubén Reyes sustituyó a Movilla y centró más en el campo a Míchel. Poco más tarde, mediada la segunda mitad, el ‘8’ franjirrojo culminaba una rápida y brillante jugada de Susaeta y Piti. El Rayo igualaba un encuentro en el que nunca debió estar por debajo.

De ahí hasta el final el equipo de Mel intentó sin excesiva claridad ir a por el partido. Enfrente, los de Ferrando seguían a lo suyo, imprecisos y sin ideas. Vicente, Álex Cruz y Aleixo fueron los recambios utilizados por el técnico catalán. Sin embargo, Walter Fernández se empeñó en erigirse como la figura local y se marcó una jugada que bien podría haber firmado Messi, aunque terminó sin consecuencias.

El partido llegaba a su fin pero aún faltaba la jugada clave. Corría el minuto 91 cuando Quero centró dentro del área y el balón tocó en la mano de Bouzá. El árbitro, en contra de lo que había sucedido en dos jugadas muy similares en el mismo área local durante la primera mitad, señaló esta vez el punto de penalti. De alguna manera y ante la sorpresa de muchos, Germán Pacheco fue el elegido para el importante lanzamiento. En su bota izquierda quedaba la victoria y el joven delantero argentino lanzó con fuerza la pena máxima. Lástima que se olvidase de colocar su disparo: Rubén Pérez se convirtió en héroe y detuvo el penalti con el tiempo cumplido, confirmando el reparto de puntos con un empate que sabe a muy poco para los rayistas.

Nástic: Rubén, Fachán, David Medina, Biel Medina, Cherfa, Miguel Ángel (Vicente, m.70), Bauzá, Campano (Álex Cruz, min.82), Morán, Walter y Roberto (Aleixo, min.79).

Rayo Vallecano: Cobeño, Tito, Pelegrín, Salva, Albácar, Susaeta (Quero, m.68), Movilla (Rubén Reyes, m.60), Míchel, Rafa García, Piti y Rubén Castro (Pacheco, m.79).

Goles: 1-0, min.35: Miguel Ángel. 1-1, min.67: Míchel.

<