Principal > Primer Equipo > Empate entre rivales directos
Fotografía / Rayoherald.com

Empate entre rivales directos


Ambiente de gala en el Teresa Rivero para presenciar un verdadero partidazo entre dos claros aspirantes al ascenso. Volvía el fútbol a las mañanas del domingo en Vallecas y lo hizo por todo lo grande, con una primera parte vibrante y un partido lleno de detalles entre dos de los mejores conjuntos de la categoría.

Emoción y goles en la primera mitad

El partido comenzó sin las especulaciones habituales entre dos equipos que se respetan. El conjunto dirigido por Antonio Tapia buscó la portería rival desde el primer momentó y solamente necesitó cinco minutos para demostrar la calidad que atesoran sus jugadores, sobre todo de centro del campo hacia delante. Cobeño realizaba la primera gran parada del encuentro en el minuto 7 tras una jugada por banda izquierda que remataba Nacho a contrapié, poniendo a prueba los reflejos del cancerbero.

Sin embargo, en el córner correspondiente el Betis tiraba de estrategia y buscaba la habilidad de Sergio García para poner un balón envenenado dentro del área. Juande aprovechaba el balón perdido para empujar el esférico al fondo de la portería vallecana.

Pero el Rayo Vallecano no le había perdido la cara al encuentro en este comienzo tan eléctrico. Buscando a Rubén Castro por ambas bandas, los de Pepe Mel no se amilanaron y reaccionaron de manera casi inmediata. Un jugadón de Jofre por el extremo izquierdo acababa con el balón en la cabeza del propio Rubén Castro, ocasión que el delantero canario no perdonaba. Empate y vuelta a comenzar en el intercambio de golpes entre los dos pújiles.

Con un viejo conocido como Iriney en el centro del campo, el conjunto dirigido por Antonio Tapia seguía dando muestras de su fortaleza atacante. Emana y Sergio García llevaban el peligro hacia la meta defendida por Cobeño, poniendo en dificultades a los vallecanos en las jugadas de estrategia. Así llegó el segundo tanto visitante, cuando un balón lateral al segundo palo era prolongado por Damiá hasta Rivas para que el capitán rematase de cabeza sin ningún tipo de oposición.

De nuevo no tuvo mucho problema el Rayo en nadar contracorriente y buscó con decisión una nueva igualada en el marcador. Rubén Castro, una pesadilla para los béticos en la primera mitad, lo tuvo en sus botas hasta en tres ocasiones distintas. Precisamente en el rechace a una de ellas llegaba la lesión de David Aganzo en un choque fortuito con un rival. En su lugar entró Piti, que necesitó sólo cinco minutos para demostrar su puntería al aprovechar un balón suelto dentro del área y poner de nuevo las tablas en el marcador.

El atacante catalán del Rayo Vallecano estuvo cerca de repetir instantes más tarde, pero su espectacular disparo desde la frontal se marchó fuera por muy poco. Así se llegó al descanso, después de unos cuarenta y cinco minutos vibrantes en los que colaboró Ontanaya López. El colegiado, en contra de lo que sucede en otras muchas ocasiones, no se complicó la vida en ningún momento y dejó jugar con mucho criterio, evitando protagonismos y facilitando el buen desarrollo del partido en todo momento.

Segunda mitad más táctica

Bajó el ritmo en una segunda mitad que dominó el conjunto local, si bien el peligro de los verdiblancos a la contra estuvo latente en todo momento. Fueron menos pero igual de claras las ocasiones en la reanudación, empezando por un balón de Rubén Castro que devolvió el palo con Goitia totalmente superado.

Míchel, Caffa y Odonkor ya se habían incorporado al juego de manera progresiva para reforzar a sus respectivos conjuntos, mientras la tensión de un posible tanto que desequilibrara el choque de manera definitiva crecía con el paso de los minutos.

Pacheco, el último en incorporarse al juego por parte local, tuvo una de las más claras a menos de cinco para el final, pero su disparo fue repelido en última instancia por el guardameta visitante. Pero el susto final para los aficionados locales estaba aún por llegar. Con el tiempo ya cumplido, Cobeño sacaba una manopla simplemente espectacular a un balón de Sergio García que se colaba por la escuadra.

Con todos esos ingredientes se terminó de cocinar un partido de los que huelen a Primera División. A pesar de las complicaciones que se fue encontrando, el Rayo no le perdió nunca la cara al encuentro y superó a los puntos a un Real Betis que debe ocupar, por presupuesto y calidad de sus jugadores, uno de los tres puestos de ascenso a final de temporada.

Rayo Vallecano: Cobeño, Coke, Pelegrín, Serrano, Edu Albacar, Movilla, Ángel (Míchel, min. 61), Quero, Jofre (Pacheco, min. 79), Rubén Castro y Aganzo (Piti, min. 32).

Real Betis: Goitia, Damiá (Odonkor, min. 73), Melli, Rivas, Fernando Vega, Nelson, Iriney, Juande (Caffa, min. 63), Nacho, Sergio García y Emaná (Capi, min. 81).

Goles: 0-1, min. 9, Juande; 1-1, min. 11, Rubén Castro; 1-2, min. 19, Damiá; 2-2. min. 37, Piti.

<