Principal > General > Míchel: “Mis metas están en el Rayo Vallecano”

Míchel: “Mis metas están en el Rayo Vallecano”

Refrito de gacetaslocales.com

José Miguel González Míchel cambió el pasado mes de julio los micrófonos de Televisión Española para afrontar un nuevo reto en su deslumbrante trayectoria deportiva: entrenar por primera vez a un equipo de fútbol. Desde ese momento se hizo con las riendas de un histórico venido a menos, el entrañable Rayo Vallecano de la familia Ruiz-Mateos con el objetivo claro de devolverle, en un primer plazo, a la Segunda División.

A sus 42 años, este madrileño que dio sus primeros pasos como futbolista en el barrio de la Ciudad de los Ángeles, en el distrito de Villaverde, que fue icono del madridismo durante muchas temporadas e internacional con la selección española, tiene claro que «tiene un nombre, pero es del pasado y como jugador. Como entrenador tengo que abrirme otras fronteras y mis metas están en el Rayo. Podré ir mejorando si hago una buena labor aquí», comenta.

De momento, el conjunto franjirrojo va por buen camino. Ocupa, después de tres meses, la tercera posición en el grupo primero de Segunda División B que le daría opción al final de temporada a jugar las eliminatorias de ascenso de categoría.
«No me ha importado nunca ser primero o cuarto, ya que la competición tiene mucha igualdad. Lo importante es estar firmes en puestos de play-offs, para nosotros una baza importante, y ser fuertes en el último mes, porque todos los equipos son complicados», explica Míchel.

Su vocación por el fútbol fue la razón, según comenta, que le hizo aceptar la oferta rayista. «No le doy importancia ni al nombre ni a la categoría del equipo, sólo a lo que quería hacer, quería entrenar y creí que era el momento idóneo. Mi orden, mis ideas y mi criterio son los mismos independientemente de la categoría», añade.

Por otro lado, Míchel asegura que el Rayo Vallecano es una entidad atípica, «porque es muy difícil encontrar un club donde una familia ponga el dinero y no se meta en nada» y que su lugar debe ser la Segunda División, «como mínimo», al margen de ser un equipo «obrero, trabajador y simpático».

El rol del entrenador

El entrenador del Rayo reconoce que se pasa mejor siendo futbolista que entrenador. «En este deporte la importancia la tiene el jugador. Yo puedo hacer un trabajo maravilloso y mis jugadores no meter gol y mi trabajo se viene abajo, en cambio, puedo ser un tío nefasto y mis jugadores son muy buenos y parecer mucho mejor».

Acerca de su concepción del fútbol, Míchel argumenta que no hay que entenderlo en ningún caso como una profesión. «Tiene que ser una ilusión, una dedicación, un hobby llevado a las máximas expectativas y, en ningún caso, como una preocupación, ni un desasosiego, siempre del lado positivo. De esta manera, el fútbol ha sido todo en mi vida».

Desde la distancia, expresa un deseo para el equipo de toda su vida, que en la actualidad no vive sus mejores momentos. «Me gustaría que el Real Madrid siguiese existiendo como un club de fútbol, y no como un club en plan empresa de venta de camisetas y artículos de merchandising».

0 comments
<