Principal > General > El Negreira de Gelucho se lleva los puntos

El Negreira de Gelucho se lleva los puntos

Refrito de elcorreogallego.es

Sorprendente, aunque inmerecida, victoria del Negreira ante un Rayo Vallecano que, pese a mostrarse tan frío como el clima en Madrid, disfrutó de ocasiones sobradas para ganar el partido.

Los de Gelucho lograron su primer triunfo a domicilio de la temporada merced a una muy buena labor defensiva y a la nulidad atacante del equipo de Míchel, que perdió después de ocho jornadas consecutivas.

El partido fue malo y no hubo por dónde cogerlo: fue soso en exceso. Lo mejor y más extraño del encuentro, sin duda, fue el resultado; extraño porque si hubo un equipo que mereció ganar en semejante bodrio fue el Rayo Vallecano, que protagonizó prácticamente el 99% de las escasísimas ocasiones de gol del partido. Los de Míchel se pasaron todo el partido tocando, y tocando… y volviendo a tocar la pelota, aunque con poquísima profundidad.

Los de verde, el Negreira, salieron a lo suyo, es decir, aguantar atrás y esperar algún fallo del Rayo para matarle a la contra, cosa que finalmente sucedió a los 80 minutos de juego cuando Suso, incorporado al ataque en una contra fulgurante, le puso un centro medido a Roberto Piñeiro para que éste metiera el pie y perforase la meta de Alberto.

La grada enmudeció con ese desenlace. Ni en las más terribles pesadillas de los aficionados franjirrojos podían haberse imaginado semejante final de un partido que había estado más cerca de ganar el Rayo o, por lo menos, de que acabara con empate a cero en el marcador. El meta rayista Alberto había sido un espectador más hasta entonces y lo siguió siendo después del gol visitante.

Buena actuación de Pablo

En la otra portería, Pablo estuvo correcto, sin grandes alardes. Aunque salvó a su equipo en algún disparo lejano, no tuvo excesivas complicaciones porque las pocas ocasiones que tenían los atacantes locales las echaron fuera. El cancerbero se llevó algunos sustos de consideración, pero dejó su puerta a cero.

Por no esperarse este final, no se lo esperaba ni Gelucho, como después confesaría en la rueda de prensa posterior al partido. Es cierto que se puede recurrir al tópico de que, cuando se perdona mucho, al final se acaba pagando, pero lo cierto es que podemos decir que el resultado fue… ¿justo? Sí, pero por lo ajustado, no de justicia, porque que el Negreira se llevara los tres puntos ayer fue excesivo castigo para un Rayo que sigue atascado en su campo: sólo ha ganado dos partidos de seis.

Los tres puntos, en cualquier caso, suponen todo un balón de oxígeno para un Negreira necesitado de puntuar tras su traspiés frente al Móstoles en su campo.

<