Principal > General > Ni acierto ni suerte

Ni acierto ni suerte

Redacción Rayo Herald/ Imágenes cortesía de TVG

Sorprendente derrota del Rayo Vallecano en su propio feudo, en un partido marcado por el dominio local y la fortuna visitante al convertir en gol su único acercamiento a la meta de Alberto. El Rayo cae a la quinta plaza de la clasificación de un grupo plagado de aspirantes a los puestos de ascenso.

Típica primera parte

Los primeros cuarenta y cinco minutos fueron un fiel reflejo de lo que viene siendo esta temporada en el Teresa Rivero, con un control total y absoluto del juego por parte del Rayo Vallecano, y un equipo visitante totalmente replegado y a la defensiva. El modesto Negreira, que terminaría consiguiendo su primera visita a domicilio de la temporada, apenas consiguió pasar del centro del campo durante la primera mitad.

El equipo dirigido por Gelucho cedió de inicio el balón al equipo local, siendo Luis López, Zarandona y Palacios completos dominadores del centro del campo. El Rayo presionaba la salida del balón por medio de un combativo Geni (el asturiano formó de inicio en lugar de Raúl Molina) y ayudado por el canterano Chupe y Armentano, forzando numerosos corners y faltas al borde del área.

Las ocasiones se sucedían y todo parecía indicar que tarde o temprano llegarían los goles del equipo local. El guardameta Pablo detuvo un duro remate de Albiol, mientras que Armentano mandaba inexplicablemente alto un remate desde la misma línea de gol cuando todo el mundo en el campo ya celebraba el tanto.

Un tiro, un gol y tres puntos

Idéntico guión el interpretado por los dos equipos en la segunda mitad, con un un Negreira replegado y un Rayo dominando el encuentro sin problemas, en un choque qye parecía iba a caer tarde o temprano del lado local. El peligro llegaba por la banda derecha de la mano de Albiol y Chupe, pero ninguno de sus peligrosos centros conseguía a conectar con los numerosos efectivos incorporados al ataque.

Los goles no llegaban y Míchel apostó por dos cambios aún más ofensivos, dando entrada a De Gomar y Raúl Molina por Zarandona y Rubio respectivamente. Palacios con un gran disparo en jugada individual y Geni tras un remate de cabeza estuvieron cerca de convertir el primer tanto del partido, pero el Negreira aprovechó una rápida contra para adelantarse de manera sorprendente en el marcador por medio de Roberto.

Demasiado castigo para un Rayo que no encontró la forma de abrir la defensa visitante, y que no podía hacer otra cosa que ver como volaban los puntos del Teresa Rivero ante un equipo en teoría inferior.

Ni acierto ni suerte

No mereció el Rayo Vallecano perder un partido que tuvo controlado de principio a fin. Sólo la fortuna evitó que el equipo rayista se adelantase en el marcador en varias ocasiones, hecho que aprovechó el modesto Negreira para llevarse los tres puntos en una ocasión aislada. Nada que reprochar al equipo visitante que, al contrario de otros muchos equipos que han pasado por el Teresa Rivero, no basó su táctica en la simulación de lesiones ni en la pérdida de tiempo sino en una ordenada defensa.

Míchel arriesgó al quitar un defensa central y dar entrada a un delantero, sin duda en busca de los tres puntos viendo que el equipo rival tenía muchas dificultades incluso para pasar del centro del campo con el balón controlado. La apuesta no salió bien en esta ocasión y el Rayo tendrá que volver a ganar la semana que viene en Alcalá lo que no es capaz de defender en casa.

<