Principal > General > El Getafe sí da importancia a la Copa

El Getafe sí da importancia a la Copa

Refrito de as.com

El Getafe doblegó con más oficio que buen juego a un Rayo Vallecano que le puso muchas ganas e ilusión delante de su afición para poder dar la sorpresa ante la revelación de Primera División. Gavilán, Craioveanu y Geni fueron los goleadores.

El Getafe dio continuidad a su buena línea liguera en la Copa del Rey y de paso Schuster demostró que él sí da importancia a la Copa. En una ronda que siempre es una primera criba de equipos de la máxima categoría, el Getafe demostró un oficio propio de un conjunto que lleva varios años en Primera y solventó con relativa facilidad (1-2) su compromiso ante un Rayo Vallecano que jugó todo lo bien que le permiten sus limitaciones y que, sobre todo en la recta final del partido, hizo méritos para marcar el gol que finalmente acabó haciendo Geni en el descuento..

Durante 29 minutos, el partido tuvo la pinta de ser el típico partido de Copa en el que el modesto juega con una ilusión que le hace rendir al 200 por ciento y el «grande» no acaba de ver las cosas claras. Porque aunque el Getafe llegó en un par de ocasiones antes del gol, el Rayo también merodeó el área de Calatayud en alguna ocasión, incluso pidió un penalti en el minuto 5 por manos de Tena que parecieron, alimentado sobre todo el equipo vallecano por la ilusión.

Pero en ese minuto 29, aparecieron Pachón y Gavilán para echar al traste las opciones vallecanas. Un balón en profundidad lo aprovechó Pachón tras un fallo de Segura en su salida, el delantero llegó escorado a la línea de fondo y su centro chut lo empujó Gavilán en la misma línea de gol.

Craioveanu sentencia

Apareció entonces el oficio getafense y la voluntad rayista. El equipo azulón sabía que era el momento de matar el partido, con el ímpetu de los locales venido a menos. Al filo del descanso Craioveanu sacó un disparo peligroso que aún se envenenó más cuando tocó en Antonio Amaya, hasta tal punto que acabó suponiendo el segundo gol.

La segunda parte se presentaba intrascendente, pero el Rayo de Míchel animó el encuentro con sus ganas. Si Craioveanu mandó al Rayo a los vestuarios desanimado, el equipo vallecano salió con nuevos bríos tras el descanso. Con empuje, con ilusión renovada y con coraje, el Rayo inquietó a Calatayud. Acabó incluso creando un par de ocasiones claras que hacía injusto el «cero» de su marcador. Con el tiempo cumplido, se hizo «justicia» y el Rayo consiguió el gol que mereció por mediación de Geni.

<