Principal > General > Sin noticias del Rayo

Sin noticias del Rayo


Segunda derrota consecutiva de un Rayo Vallecano desconocido que ve de esta manera truncada su larga racha como invicto en el Teresa Rivero. Al igual que hace una semana en Alicante, el conjunto dirigido por Pepe Mel estuvo completamente ausente y se dejó tres puntos de oro ante un rival situado en la zona baja de la tabla.

Mucho se había hablado durante la semana del horario del partido, de la coincidencia con el clásico en el Bernabeu y de la posibilidad de que muchos aficionados se marchasen de Vallecas antes de la hora. Pero nadie se preocupó de avisar a jugadores y técnicos del Rayo del día y la hora del choque contra el Albacete, porque por el Teresa Rivero no se vio a ninguno de esos que llevaban año y medio imbatidos en casa y que tienen al equipo luchando por el ascenso. El Rayo estuvo, como hace una semana en el Rico Pérez, desaparecido en combate.

Yuma y Diamé, novedades en el once titular

Yuma y Diamé se presentaban como las dos principales novedades en el once de Pepe Mel en sustitución de Enguix, fuera de la convocatoria, y de Piti, que comenzaba el partido en el banquillo de las suplencias dejando solo a David Aganzo en punta de ataque.

El Albacete decidió no esperar mucho para agradar a su nuevo técnico. Máximo Hernández y el resto del banquillo visitante celebraban el gol de Jaime en el minuto 5 de partido, todo después de una jugada individual de Diego Costa. El delantero, que ya fue una pesadilla en el partido de ida, superó con facilidad a la defensa rayista durante todo el encuentro. Salva, impecable durante gran parte de la temporada, ha perdido enteros en las últimas semanas y el equipo vallecano lo nota.

El gol visitante no fue suficiente para despertar a un Rayo Vallecano preocupantemente dormido durante las dos últimas semanas. Diamé aparecía como único referente con y sin balón. El centrocampista remataba hasta en tres ocasiones sobre la portería de Jonathan López, todas ellas sin peligro.

Mel decidía mover ficha antes del descanso, sacrificando a Collantes y dando entrada a Pachón como acompañante de David Aganzo. El cambio ni mejoraba ni empeoraba la situación de un equipo que se marchaba al descanso por debajo en el marcador.

Pesadilla en la segunda mitad

Lejos de tener opciones de remontada, la segunda parte iba a ser una auténtica pesadilla para el conjunto local. Primero Alberto y luego Tarantino fulminaban a la contra a un Rayo Vallecano incapaz de darle la vuelta a la tortilla.

Con el marcador en contra, Piti y Rubén Reyes saltaron al terreno de juego para disputar la última media hora de partido. Ambos intentaron acortar distancias con un par de disparos peligrosos que detuvo Jonathan López. Ni siquiera Pachón, siempre certero en sus remates, logró conseguir el tanto del honor en un remate franco desde dentro del área pequeña.

Lo que pudo llegar fue el cuarto para el Albacete, pero Cobeño adivinó la intención de Diego Costa en un lanzamiento de penalti y evitó una goleada mayor. Los últimos veinte minutos fueron el reflejo de un cabreo múltiple, con diversos roces entre jugadores, disputas por echar o no el balón fuera, gritos en la grada a los que se marchaban a ver la tele y tres puntos muy valiosos volando sin remedio dirección Albacete.

Más de año y medio llevaba el Rayo sin perder en casa en el campeonato liguero. Por eso, por el rival, por la forma y por el momento en que se produce, esta derrota hace mucho daño a las ilusiones de los de Vallecas. Pero bajar los brazos ahora no es una opción, toca analizar errores y apostar por el Rock N’ Roll en Salamanca, que ya se hizo en La Romareda y funcionó. Todavía hay tiempo.

Rayo Vallecano: Cobeño, Albiol, Salva, Tena, Coke, Collantes (Pachón 33′), Yuma (Piti 58′), Diamé, Jofre, Míchel y Aganzo (Rubén Reyes 60′).

Albacete: Jonathan López, Kike Tortosa, Mainz, Tarantino, Peña, Marco Navas (Xavi 46′), Iker Begoña, Kitoko, Jaime (Alex Pérez 73′), Alberto (Verza 83′) y Diego Costa.

<