Principal > General > El Rico Pérez, un estadio mutante

El Rico Pérez, un estadio mutante

Hércules y Alicante alternan partidos como locales en el José Rico Pérez cada fin de semana. En un escenario totalmente abandonado y descuidado, los retoques de última hora permiten que escudos y vallas publicitarias muestren la simbología de ambos equipos de manera alternativa.

Mutación del campo…y del que se corte con un hierro

Los arreglos de los operarios en el último minuto permiten que los asientos de la grada se puedan colorear con fundas para cambiar la formación de las letras de Hércules a Alicante. Algo parecido pasa en los banquillos, donde el escudo del Hércules es cubierto con una funda que muestras el del Alicante.

Lo mismo sucede con el resto de escudos del Estadio y las vallas publicitarias, aunque hablando de vallas -un tema bastante sensible para los aficionados de Vallecas- no quiero pensar cuántas variantes de tétanos e infecciones varias podría coger un aficionado que se rozase con uno de los miles de hierros cortantes y podridos que se pueden encontrar en el Rico Pérez.

El que fuera escenario del partido por el tercer puesto en el Mundial 82, testigo incluso de goles de Passarella y Maradona en distintos partidos de la fase previa de ese Campeonato Mundia, se cae ahora a cachos, tiene zonas cerradas con los asientos arrancados y deja una sensación de abandono total y absoluto.

Lejos queda la época dorada, con el Hércules en Primera División durante ocho años seguidos en un Estadio que comenzó a construirse en 1973. Se trata sin duda de un estadio emblemático que precisa de esa remodelación varias veces anunciada y nunca ejecutada, algo que será poco menos que imprescindible si el Hércules consigue el ascenso a Primera División.

<