Principal > General > Paso atrás en Alicante

Paso atrás en Alicante


Paso atrás del Rayo Vallecano en su segunda visita del año al Rico Pérez. La derrota por dos goles a cero frente al Alicante, antepenúltimo de la tabla a nueve puntos de la salvación a pesar del triunfo de hoy, saca a los de Pepe Mel de los puestos de ascenso y acaba con la prolongada imbatibilidad de los vallecanos.

Fuera del partido desde el primer minuto

Desde el primer minuto de partido se pudo intuir que no iba a ser la tarde del Rayo Vallecano. El equipo dirigido por Pepe Mel eligió para encajar la primera derrota del 2009 un escenario totalmente desangelado, con miles de asientos vacíos y con los pocos aficionados locales presentes más centrados en protestar a su directiva que en lo que pudiera suceder sobre el terreno de juego.

La confirmación de lo que se intuía por la falta de intensidad inicial llegó en el minuto diez de partido cuando Jorge Azkoitia adelantaba a los locales con un disparo cruzado. El guardameta del Rayo, que nada pudo hacer en el primer tanto, se empleaba a fondo instantes más tarde para evitar el segundo tras un fuerte disparo de Pedro desde la frontal.

Más de media hora de juego necesitó el Rayo Vallecano para olvidarse de los balones en largo hacia David Aganzo e intentar buscar la entrada por bandas. Piti remataba altísimo un balón franco del área y Collantes se encontraba con el palo en las dos ocasiones más claras del Rayo en la primera mitad.

Doblete de Azkoitia

Pepe Mel apostó por dar entrada a Pachón tras el descanso, dejando a Collantes en la caseta y buscando más mordiente en la punta de ataque. Pudo llegar el empate tras una brillante jugada de Piti por banda izquierda culminada por Aganzo dentro del área. El remate del delantero se encontró con la madera de la portería de Queco Piña, esfumándose con esa ocasión fallida las pocas opciones de los visitantes de sacar algo positivo del Rico Pérez.

El Alicante se hizo fuerte a la contra de la mano de un Peragón que disponía de su ‘kers’ particular para meter la quinta velocidad y apretar a la defensa rayista. La sentencia iba a llegar después de que Torrecilla, Peragón y Pedro, este último en un mano a mano salvado por Cobeño, perdonasen el segundo gol hasta en tres ocasiones claras. Finalmente Azkoitia conseguía el segundo de su cuenta con un potente remate que ponía en clara ventaja a los alicantinos y la grada local se frotaba los ojos al mirar al marcador, aprovechando para subir el volumen en sus protestas contra la gestión de la directiva. Ni los más optimistas apostaban por este resultado durante una semana en la que se habló de todos menos de fútbol.

Todo lo contrario en un Rayo Vallecano en el que muy pocos se salvaron de la quema. Salva se mostraba más espeso que nunca en la salida del balón, Enguix perdía cada balón que tocaba y firmaba uno de sus peores partidos con la camiseta del Rayo, Míchel ni estaba ni se le esperaba y Aganzo se enfadaba con sus compañeros, con el árbitro, con un fotógrafo que no devolvía el balón y suponemos que también con él mismo, en un estado cabreo permanente al que desgraciadamente nos tiene acostumbrados últimamente.

Para colmo de un partido catalogado por el propio técnico como de «el encuentro estúpido del año», Jofre se retiraba con un golpe del terreno de juego. Sousa y Manolo adelantaban en la política de rotaciones a un Rubén Reyes que se quedaba una semana más inédito en el banquillo de las suplencias, pero la reacción no llegaba y el partido tocaba a su final.

Decepción final en la expedición rayista que regresó de vacío y fuera de los puestos de ascenso después de una semana poco propicia para sus aspiraciones de ascenso.

Alicante: Queco Piña, Blanco, Urbano (Abel Buades, m.57), Castells, Catalá, Pedro, Torrecilla, Azkoitia, Fernando (Ismael, m.71); Pedro (Capi, m.86) y Peragón.

Rayo Vallecano: Cobeño, Salva, Tena, Albiol, Collantes (Pachón, m.46), Coke, Míchel (Manolo, m.72), Enguix, Jofre (Jofre, m.65), Piti y David Aganzo.

<