Principal > Reportajes > Pablo Clavería, un pistolero con balas en las botas

Pablo Clavería, un pistolero con balas en las botas

Me recibe un futbolista. La palabra puede parecer obvia para referirnos a un chaval que juega en la cantera del Rayo Vallecano pero tiene un trasfondo importante. Tiene 18 años y desprende la normalidad necesaria para darte cuenta -si el costoso camino para llegar a la élite se porta bien con él- será futbolista. Pero en el camino hay muchas variables, a veces demasiadas, y muchas de ellas incontrolables. El talento y el trabajo son dos ingredientes básicos y él los tiene, aunque por suerte o por desgracia el futuro no es predecible para saber dónde llegará. Es Pablo Clavería Herraíz y juega en el Juvenil A del Rayo Vallecano.

EL PERFIL

Se le ilumina la mirada sólo con hablar de la posibilidad de debutar un día en el Estadio de Vallecas: “Lo he visto desde el césped en algún entrenamiento con el primer equipo y ya impresiona. Me imagino cómo debe ser lleno de gente, tiene que ser la leche. Ojalá llegue ese día”. Pablo no ha debutado con el primer equipo en Vallecas, pero sí que lo hizo el pasado verano. Fue en pretemporada en un amistoso frente al Tenerife en tierras canarias. Aunque no era un partido oficial, para Pablo fue como disputar la final de la Champions: “Fue un momento muy bonito, sobre todo con mi familia. Llamé a mi abuelo y los dos nos pusimos a llorar hablando por teléfono, fue muy emocionante. Es verdad que fue un partido de pretemporada pero para él era muy importante. Paco me dijo que disfrutara”.

SU PADRE, JESÚS CLAVERÍA, ES UNA LEYENDA DEL FÚTBOL SALA

Entre el vestuario y sus amigos más cercanos es “El Pistolero”. Le pregunto de dónde viene el apodo, se ríe, y responde: “Pues viene de un día jugando a la Play con mis amigos. Marqué un gol y empecé a celebrarlo así. Al final lo que era una coña se trasladó a la realidad”. Desde entonces, cada vez maraca gol, Pablo saca las pistolas.

Llegó al Rayo en cadete. Antes militaba en las filas del Getafe y fue entonces cuando empezó a retrasar su posición en el campo. Ahora es el dueño de la medúlar, esa figura que se inserta por delante de los centrales y da orden, oficio y juego a su equipo. En sus comienzos era delantero y en las filas azulonas llegó a ser pichichi antes de dar el salto a Vallecas. Un buen futbolista juega bien en casi cualquier posición.

JESÚS CLAVERÍA

La historia futbolística de Pablo tiene una característica muy especial. Es la figura de su padre, Jesús Clavería, una leyenda del fútbol sala en España. Toda su vida bajo la portería del Interviú, campeón del Mundo con la Selección Española en el año 2000 y dos veces campeón de Europa, ganador de 7 Ligas, 5 Copas de España, 6 Supercopas, 1 UEFA y 1 Intercontinental, casi nada.

“Mi padre me ayuda mucho en momentos complicados. Él ha estado en un vestuario y sabe cómo funciona todo, para mí es muy importante. Si ve relajación me da un toque de atención”. Pero la duda es si tener un padre como Jesús supone mayor presión para alguien que se quiere dedicar a esto o no: “No, todo lo contrario, me da más motivación. Tengo en mi casa a alguien que ha sido todo en su deporte y eso viene muy bien, me apoya y me ayuda pero presión ninguna”.

Raúl Granado / Rayoherald.com

Raúl Granado / Rayoherald.com

Cuidado que Pablo tiene en casa a un campeón del Mundo: “No todos pueden decir que tienen un padre campeón del mundo. Yo era muy pequeño (tenía 4 años en el año 2000), pero sí he visto el partido grabado. Me acuerdo que mi casa era una fiesta, incluso entré en la radio para hablar con él ese día”.

EL ESPEJO ES EL TRABAJO TAN DURO QUE VEMOS EN EL PRIMER EQUIPO

Pero volviendo a como es Pablo en las distancias cortas, observo algo que es de agradecer, ¡es una persona normal! Puedo asegurar que además de ser una gran noticia, es una especie en extinción en el mundo del fútbol: “Esto es una carrera de fondo. Con esta edad un año puedes estar muy bien y al año siguiente cambian las cosas y te quedas ahí. Nosotros vemos a la gente que está en el primer equipo trabajando duro día a día, así que nosotros tenemos que trabajar aún más. Tengo el ejemplo de Isma Gil, él es un currante y yo siendo un juvenil no puedo ir pensando que he conseguido algo cuando me queda mucho por trabajar”.

JUVENIL A

Seguimos andando y ahora hablamos de cómo es el Rayo Vallecano y lo que significa para él: “Yo no veo mi etapa aquí como una plataforma para luego ir a otro sitio. Es un club en el que ojalá me mantenga de por vida. Mi familia por parte de madre es de Vallecas y es el club que llevamos dentro. Desde pequeño he ido al estadio, cuando el equipo estaba en Segunda B yo era pequeñ, pero ya me inculcaban lo que era el Rayo. Cuando estaba en Segunda ya iba al campo y por supuesto ahora que está en Primera”.

Y hay un nexo importante entre ese juego atrevido de Paco Jémez y el que ellos plantean con su equipo, el Juvenil A, con una filosofía muy clara: “Ha habido un momento muy delicado durante el año y ellos han seguido confiando en su juego y al final han llegado los resultados. El juego del primer equipo es el juego que todos los equipos de la cantera tenemos que practicar. Ese es el salto que te puede llevar al primer equipo”.

La temporada en el Juvenil A ha sido de adaptación en un grupo con mucho juveniles de primer año. La última jornada dejó un sabor agridulce entre los chicos por no poder clasificarse para la Copa: “Quedas cuarto y no entras en Copa, así que tampoco se puede decir que la temporada haya sido buena. A nivel personal creo que el equipo ha crecido mucho y hemos mejorado en muchas. Este año nos va a venir muy bien para la próxima temporada”.

Raúl Granado / Rayoherald.com

Raúl Granado / Rayoherald.com

Y en este punto es de justicia hablar del cuerpo técnico del equipo y sobre todo de la figura del entrenador, Diego Merino: “El míster se ha volcado mucho con nosotros, es mi segundo año con él y la entrega es muy grande. Llega muy temprano por la mañana y no se va hasta por la noche, trabaja muchísimo con nosotros. Creo que todos hemos mejorado y ha sido por su trabajo con nosotros. De cara al año que viene es un plus porque ya nos conocemos todos y eso va a ser clave”.

La filosofía Merino es la filosofía Jémez y hablamos del famoso debate de la posesión y el modelo de juego. “Defender con el balón significa que el equipo se cansa menos.. Mientras tengas el balón tú llevas el ritmo y controlas más el partido. Es un modelo difícil de trabajar porque el equipo entero tiene que estar muy coordinado, pero cuando lo haces bien disfrutas mucho” .

FUTURO

Otra clave del éxito del equipo es precisamente eso, que son un equipo y transmiten ese buen rollo del día a día que es tan importante. “Es una de las bases para que el equipo funcione, nuestros entrenadores nos lo han transmitido desde la pretemporada. Se ve reflejado dentro del campo. Tenemos el ejemplo del primer equipo y ese es el camino”. Cuando le pregunto por el más bromista del vestuario, Pablo ríe y responde “quizás el capi sea el que mas rompe el hielo, pero hay unos cuantos”.

EL RAYO ES UN CLUB PARA QUEDARSE TODA LA VIDA

Le pregunto por un jugador referente, alguien en quién se fije: “Siempre he tenido un ídolo a pesar de que ahora juega en una posición más retrasada. Es Mascherano. En la primera plantilla del Rayo me gustan mucho Saúl y Baena”. Saúl, ese chico que tiene sólo un año más que Pablo y que para él es un referente importante: “Parece que lleva diez años jugando en Primera División. Es un jugador muy completo, hasta cuando ha jugado de central se ha manejado muy bien. Es un ejemplo a seguir muy cercano”.

Vamos terminando y hablamos de futuro, de objetivos. Noto como se ilumina su mirada hablando de sueños, de fútbol. Se expresa con serenidad y analiza la situación igual que hace dentro del campo, tomando la mejor decisión para su equipo y canalizando la pasión que pone cuando pisa el césped. Hay gente que merece el éxito porque lo trabaja y lo pelea desde la base. El camino es largo y sinuoso pero la ilusión es enorme. Termina la conversación, me levanto de la silla. Pablo, ¿un sueño? “Debutar con el Rayo Vallecano en Primera División”. Ojalá, futbolista.

Raúl Granado / Rayoherald.com

Raúl Granado / Rayoherald.com

2 comments
Luminusus
Luminusus

¿un sueño? “Debutar con el Rayo Vallecano en Primera División"

Luminusus
Luminusus

¿Un sueño? ¡¡Debutar con el Rayo Vallecano en Primera División!!

<