Principal > Opinión > El éxito acabó con el Celta

El éxito acabó con el Celta

Poco queda de aquel equipo que nos asombró a todos, primero con Víctor Fernández y más tarde con Lotina. Los celestes lograron éxitos históricos a principios del 2000, convirtiéndose en un fijo en la Copa de la UEFA e incluso en la Champions League, convirtiendo a los vigueses en una referencia a nivel nacional.

El peligro de dar el salto

Como a otros muchos, el salto de calidad le vino grande. Suele pasar, el éxito te lleva a un estado de euforia sin ser consciente de tus limitaciones y equipos como el Celta, entre otros muchos, no saben administrar su poderío.

Difícilmente se puede hacer frente a dos competiciones siendo un equipo medio-alto, eso está sólo al alcance de los poderosos. Disputó la UEFA y lo paso mal en liga. Compitió en la Champions a un nivel altísimo y lo pagó con un canon carísimo: el descenso.

Como a muchos descendidos las altas fichas le jugaron una mala pasada. Es algo repetido, el descender al pozo de Segunda no da inmunidad en la categoría de plata -que se lo cuenten al Rayo Vallecano- ni mucho menos pasaporte directo de vuelta a la liga de las estrellas. El Celta de Vigo es uno de los muchos ejemplos.

Varios entrenadores en la historia reciente

La temporada pasada se salvó in-extremis, después de varios cambios de entrenador, primero Stoichkov, después Antonio López. Al final tuvieron que salvar la situación con un hombre de la casa como Alejandro Menéndez, entrenador asturiano del filial.

Quizás, las altas esferas del equipo vigués deberían haber confiado un proyecto serio con Alejandro Menéndez al frente. Él más que nadie conocía los entresijos del club y su capacidad a la hora de suministrar al primer equipo jugadores con un futuro prometedor que tenía a sus órdenes en el Celta B.

Se fue Pepe Murcia, llegó Eusebio

Pero la decisión fue la contratación de Pepe Murcia. Su magnífica su temporada en el Castellón le abrió las puertas del equipo celeste, aunque los malos resultados acabaron con su etapa al frente de uno de los equipos llamados a estar luchando por el ascenso de categoría.

El celta se presentará en Vallecas con Eusebio Sacristán al mando, santo y seña del futbol español y recientemente mano derecha de Frank Rijkaard en el Barça. Primer proyecto de Eusebio como principal director técnico, con mucho trabajo por delante.

Lo más inmediato salvar al equipo de un descenso que por momentos se acercaba vertiginosamente y si lo consigue aún le queda un año de contrato para inculcar sus ideas desde el inicio, algo que necesitan todos los técnicos para demostrar su valía.

0 comments
<