Principal > Primer Equipo > La corrección de errores se convierte en un sobresaliente
Héctor Sánchez / Rayoherald.com
Héctor Sánchez / Rayoherald.com

La corrección de errores se convierte en un sobresaliente

A cuatro jornadas para finalizar la Liga, encontrarse en una situación tan complicada como lo está el Betis debería traducirse en un planteamiento arriesgado y ofensivo. Sólo les valdría un resultado, la victoria. Su posicionamiento en el campo, avanzado de inicio, les obligó a un duro trabajo defensivo para favorecer la recuperación de balón. Ese fue uno de sus grandes errores, la falta de reorganización tras la pérdida del esférico.

En el lado contrario, con las ideas mucho más claras y la tranquilidad de su situación, se situaba un Rayo Vallecano que dificultó la progresión de juego atacante y que aprovechó a la perfección los grandes espacios libres que les ofrecía el rival. Los partidos claves -donde la importancia de sumar es primordial- generan en el equipo más necesitado una sensación de inseguridad individual que afecta directamente a la estabilidad grupal. Por ahí se le empezó a escapar el partido al Betis.

La falta de comunicación entre la defensa bética y su guardameta, sumada a la lentitud de la zaga en cada acción particular, creó una situación idílica para el Rayo. La presión en tres cuartos de cancha propició el fallo de Paulao, poniendo el primer gol en el marcador. Por aquiel entonces el control del Rayo ya era evidente, con amplitud en ataque, creación de líneas de pase, desmarques de apoyo y sobre todo, velocidad global de juego.

Un nuevo fallo aumentó la ventaja local en el marcador. Un centro de Arbilla en busca de la posición de Larrivey encontró el remate de Paulao en propia puerta para desesperación de Adán. Esta situación tan bochornosa anula psicológicamente a un jugador para el resto del encuentro. En este caso, Paulao pidió el cambió de inmediato para evitar perjudicar al grupo en el resto del choque.

En ningún momento los hombres de Calderón dejaron de intentarlo, pero siguiendo la pobre dinámica de los últimos encuentros. La fortaleza defensiva de los de Jémez no concedía ni una sola oportunidad. La solidez en la medular, gracias a la distribución de balones de Trashorras, potenció la precisión de Rochina, el empuje de Larrivey y el deborde de Falque en campo contrario. El Betis carecía de juego por banda. Además, las situaciones de peligro perdían eficacia al atacar en inferioridad. El gol bélico, con el partido ya decidido, fue creado por una veloz contra en la que un despiste en comunicación defensiva permitió batir a Rubén.

A pocos puntos de la salvación matemática hay que destacar la evolución colectiva gracias al trabajo y a la confianza del equipo con el cuerpo técnico. El desarrollo táctico y la corrección de errores han dado un resultado sobresaliente. En cualquier caso y como premio final, aún quedan unas jornadas en las que demostrar la capacidad de superación de este Rayo Vallecano.

Vanessa Niño (@Neskavk) es una vallecana de pura cepa, Técnico de Sonido, Entrenadora de Fútbol y Técnico Superior en Actividades Fí­sicas y Deportivas. Actualmente trabajando en Telemadrid y entrenando en el Vallecas C.F. Rayo Herald quiere agradecer su participación como colaborador habitual en este diario.
<