Principal > Opinión > El milagro vallekano: episodio 89

El milagro vallekano: episodio 89


Y se fueron los Ruiz Mateos, Pepe Mel, Sandoval y hasta casi Felipe Miñambres in extremis. Con ellos y casi sin hacer ruido Arribas, Michu, Movilla, Joel, Diego Costa, Pulido, Armenteros, Botelho, Pacheco, Míchel, Raúl Bravo, Diamanka, Rayco, Rafa García, Diego Benito, Koke y Susaeta…

¿Quieren más? ¿Se iba a acabar el mundo? Camino de Inglaterra el gran Jordi Amat, a Grecia el Chori Domínguez, al Atlético Léo Baptistao, el Mudo Vázquez a no sé dónde, Nicki Bille lo mismo, Rodri en invierno, Arana a meter goles, Abu ni idea, Casado roto a seguir recuperándose en Málaga, Javi Fuego a ser suplente en Valencia, Piti a Granada a no ser el Piti de Vallekas goleador, Delibasic al paro y luego a ¿Thailandia?, Dani al Alcorcón, Figueras al Betis, Labaka retirado, Tamudo al Sabadell y hasta Sueliton a Brasil. ¿Y? Octavos, mejor clasificación de la historia y pendientes del TAS por si sonaba la flauta de la UEFA.

Para compensar la sangría Jémez renovó por dos años y aparecieron por Vallekas Nery Castillo ansiando renacer e ir al Mundial con Méjico, Mojica desde Colombia, Galeano para naufragar en defensa, Cueva para jugar finalmente en Tercera División, Seba Fernández caído en combate en agosto a las primeras de cambio…y menos mal que a ellos se unieron Zé Castro media vuelta, Larrivey por fin titular y como 9 de referencia, Bueno eterno, Baena haciendo de Javi Fuego, Saúl de Jordi Amat, Viera hasta que funcionó, Falqué cuando despertó y los recién llegados Rochina, Rat, Longo y hasta Borja López.

Hagan las cuentas, sumen, resten, acuérdense de los que ya no están, de los que se fueron, de los que se lesionaron, de los que no quisieron renovar, de los que sí quisieron quedarse por si acaso, los cantos de sirena desde Alemania por Gálvez, la lesión de Tito, los siete meses de José Carlos y la que le va a caer por bestia a Rat y su cabezazo del otro día.

Si quiere se irá Jémez después de salvar al equipo, porque ya avisó claramente diciendo que “hay más posibilidades de que me quede en el Rayo Vallecano estando en Segunda División que en Primera…”. Con él si quieren lo harán todos y cada uno de los que se quedan libres y no han querido renovar esperando mejores destinos empezando por Gálvez, José Carlos, Tito, y tras ellos los cedidos Saúl, Rochina, Viera, Falqué y tantos otros que se han reivindicado en el equipo de peor presupuesto de Primera División.

Entre tanta ida y venida déjenme terminar con mi ración habitual de populismo, que después de empezar marzo con 20 puntos y estar a 8 de abril con 36, nos lo hemos ganado a pulso. Los únicos, y de eso pueden estar seguros todos ustedes, que no aceptarán traspasos ni claúsulas de rescisión serán los fieles aficionados rayistas que en verano volverán a renovar su abono si Martín Presa no lo impide.

¿Y cómo no impedirlo señor presidente? Muy fácil, antes de que se vayan Saúl, Rochina, Rat, Rubén o Larrivey, esté o no el equipo en Primera o Segunda División, manden una carta a casa, un email, un whatsapp, un tweet, lo que sea, con una propuesta en condiciones para que el año que viene haya 14.000 socios en Vallekas. Serían los hombres y mujeres más felices del mundo sólo con garantizar precios asumibles para la que está cayendo y lo que están animando al equipo desde la grada justo cuando más lo necesita.

<