Principal > Perfiles > Andrés Fernández, un seguro de vida

Andrés Fernández, un seguro de vida

La calidad de los porteros de la liga española de fútbol está fuera de toda duda. Si tuviéramos que hacer un ranking con los mejores guantes del campeonato seguro que Andrés Fernández -17 de diciembre de 1986, Murcia- estaría en los puestos más altos. Y no es para menos, porque Osasuna tiene entre palos a un guardameta que marca la diferencia.

Fundamental el año pasado

Andrés Fernández tuvo gran parte de culpa en que los rojillos eludieran el descenso la pasada temporada tras permanecer todo el curso en la zona peligrosa de la tabla. Es más, puede estar tremendamente orgulloso de que su portería fuese a quinta menos goleada de toda la categoría, pese a terminar en decimosexta posición.

Pero la trayectoria del murciano hasta consolidarse ha sido de los más curiosa, ya que sus primeras apariciones en la meta de Osasuna se produjeron de pura casualidad.

Debut por sorpresa

Tras formarse en la cantera del Mallorca, el guardameta fichó por Osasuna en 2007 para defender la portería del filial. Al poco de comenzar la campaña, la expulsión en un partido del portero titular del primer equipo, Ricardo, le permitió acudir como segundo portero al siguiente enfrentamiento contra el Almería. Casualidades de la vida Elía, que salió de inicio en ese encuentro, fue expulsado por roja y obligó a Andrés Fernández a enfundarse los guantes esa misma jornada. Asistimos entonces a su debut oficial en liga.

Andrés Fernández permaneció las siguientes dos temporadas en el Osasuna B, hasta que en 2010 se produjo su cesión al Huesca. Su carta de presentación para recalar definitivamente en el primer equipo de Osasuna no pudo ser mejor, ya que terminó el curso con la consecución del Trofeo Zamora al portero menos goleado de segunda división.

Pendiente de dar el salto a un grande

En su regreso de nuevo el azar quiso que Andrés Fernández jugara de forma inesperada. Ocurrió tras la lesión de Riesgo, que le forzó a defender la portería cuajando una gran actuación en la segunda jornada frente al Atlético de Madrid. Desde entonces no volvió a abandonar los tres palos hasta el punto de convertirse en un jugador clave para el equipo.

En los últimos partidos le han echado en cara errores puntuales que muchos achacan a una falta de concentración por su relación con equipos grandes de cara a la próxima campaña, pero lo cierto es que su presencia aporta una tranquilidad tremenda al conjunto navarro.

Conoce a los rivales del Rayo Vallecano

2 comments
Luminusus
Luminusus

Alguna nos para.. espero que no las suficientes :-)

<