Principal > Primer Equipo > Toma el balón y dame faltas laterales
Héctor Sánchez / Rayoherald.com
Héctor Sánchez / Rayoherald.com

Toma el balón y dame faltas laterales

La capacidad de minimizar los fallos grupales de un equipo no asegura la victoria, solo establece el límite básico de predisposición a la misma. La clave de la victoria muchas veces no se consigue controlando el juego de un equipo, sino contrarrestando de forma individual a los que lideran el grupo. Emery plasmó en el campo un sistema extraordinariamente defensivo, regalando la posesión del balón al Rayo Vallecano y centrando sus esfuerzos en aprovechar el balón parado.

Lo creamos o no, dejar tocar al contrario puede tornar en un elemento positivo para conseguir tu objetivo. La estrategia se basa en retrasar las líneas y hacer que tu grupo gane en confianza y aporte cambios de ritmo que sorprendan al rival. En el caso del Sevilla, su obsesión con las jugadas ensayadas a balón parado terminando dando un gran beneficio a costa del desasosiego rival. Estos factores entrenables aburren mucho a los jugadores, pero si se plasman el día del partido -potenciando el fallo rival en zonas de debilidad- se pueden convertir en tres puntos.

Por parte del Rayo Vallecano, un error del pasado volvió a reaparecer: falta de concentración defensiva y fallo de atención en marcaje. Dentro de su propio área cada jugador debe estar pendiente de la trayectoria del balón y de cubrir al adversario. Aunque es cierto que el Rayo rebajó los fallos defensivos hasta niveles inferiores a los del resto de la temporada, un jugador del Rakitic no perdona cuando dispone de más de una decena de ocasiones entre córners y faltas laterales.

Además, el reparto equitativo de trabajo creado por el generó una gran seguridad a nivel de conjunto. Paco Jemez reaccionó aumentando la presión ofensiva con la entrada de Larrivey y Adrián, pero la poca creatividad de los mismos no contribuyó en absoluto. Cuando se cambia el sistema para crear más peligro arriba se puede descuidar la línea defensiva. En ese sentido, la velocidad en los repliegues es un asunto pendiente para los de Vallecas.

En cuanto a las opciones de apuntar al área rival, las cabalgadas de Lass en banda precisaban la llegada efectiva de un delantero -inexistente durante más de una hora de partido- a la zona de definición. En definitiva, el Rayo Vallecano demostró ser un equipo con buena actitud, pero el poco acierto de cara al gol es un problema innato de la confección de plantilla. La falta de recambio en los jugadores se soluciona con trabajo y constancia. Afortunadamente para el Rayo, los números aún permiten seguir luchando.

Vanessa Niño (@Neskavk) es una vallecana de pura cepa, Técnico de Sonido, Entrenadora de Fútbol y Técnico Superior en Actividades Fí­sicas y Deportivas. Actualmente trabajando en Telemadrid y entrenando en el Vallecas C.F. Rayo Herald quiere agradecer su participación como colaborador habitual en este diario.
4 comments
RV1969
RV1969

y a mi, totalmente de acuerdo

rayitooo
rayitooo

 Ayer el Rayo me decepcionó. Ayer era el día en que debíamos ganar, puesto que la mayoría de nuestros rivales directos habían perdido o empatado. 

Ayer el Rayo debió salir a comerse el balón y al rival, y no lo hizo. 

  Ayer no debíamos haber dejado respirar al Sevilla,achucharlo, cansarlo desde el minuto uno, protestar cada acción al arbitro, hacer de Vallecas una verdadera olla a presión,  y no lo hicimos. 

   Ayer Paco, volvió y ya son muchos, a cometer un error gravisimo con los  cambios, echando a Adrian a los leones y perdiendo presencia en el centro del campo con la salida de Baena.

   Ayer vi a un Rayo donde tres de sus cuatro últimos e "imprescindibles" fichajes, estaban en el banquillo. 

   Ayer vi a un Rayo que me hubiese gustado ver en muchos partidos de la temporada, sin complicaciones atrás, con Baena "auxiliando" a Trashorras (Paco ha tardado media vuelta en darse cuenta de que Baena cumple un papel fundamental en el centro del campo como lo hacen Busquets o Xavi Alonso) pero a estas alturas del campeonato esto ya no nos vale. 

 Ayer animé al Rayo como nunca, como lo seguiré haciendo, aunque muchos nos vean ya en Segunda.

Tanco
Tanco

Con más claridad no se puede decir. Un análisis certero.

<