Principal > Primer Equipo > La debilidad como carta de presentación
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

La debilidad como carta de presentación

La actitud de un equipo cuando salta al terreno de juego marca desde el inicio la relación con el rival, tanto física como psicológicamente. En partidos con tanta diferencia de nivel entre los grupos la personalidad del jugador es imprescindible para poder competir: creerse rival digno y dejar los complejos en el vestuario.

En el Camp Nou se encontraron dos equipos similares en el concepto de estilo. Lucha por la posesión con una abismal diferencia reflejada en el control de partido. Dependiendo de cada circunstancia del juego es productivo asumir riesgos. Los jugadores deben ser conscientes de ello, pero cuando encajas un gol en los primeros minutos del mismo la tasa de errores alcanza un nivel preocupante.

Cuando el rival cuenta con jugadores técnicamente perfectos hay que plantearse sincronizar el juego con balón y sin él. Para ello en los 90 minutos hay que correr más que el contrario y adelantarse a sus acciones. Físicamente posiblemente se trate del partido más exigente de todo el calendario. Un punto clave es la presión al jugador, intentar reducir espacios y parar la circulación de balón como único objetivo.

El Rayo Vallecano evidenció la falta de recursos en la medular. Las pérdidas de balón marcaban constantes contras sin reacciones aparentes. La lentitud en los repliegues defensivos y la poca astucia a nivel individual permitieron al Barça recibir con comodidad, dejando a Rubén desamparado. La poca presencia en defensa, unida a la calidad del rival trasmitió una inseguridad que aumentó a medida que iban cayendo goles en el marcador.

La reacción habitual en un entrenador es realizar los cambios con la mayor premura ante una consecución de fallos graves. Este hecho, con mayor o menor acierto, sirve de correctivo al jugador y de revulsivo al resto. Sin embargo, en la segunda parte se agudizaron todos los fallos anteriores y se demostró que la pelota hay que atacarla sin pensar tanto. Cuando el rival no permite que recibas balones cómodamente las jugadas ralentizadas son balones perdidos y una ocasión más de gol en tu contra.

Sin lugar a dudas el partido no se pronosticaba fácil. Eestas derrotas sirven para sacar conclusiones respecto a la actitud valiente de la primera parte y a la poca reacción de la segunda. Perder es completamente licito, pero demostrar debilidad es una mala carta de presentación para los próximos rivales. Trabajar en la seguridad se plantea como una de las claves para sucesivos compromisos.

Vanessa Niño (@Neskavk) es una vallecana de pura cepa, Técnico de Sonido, Entrenadora de Fútbol y Técnico Superior en Actividades Fí­sicas y Deportivas. Actualmente trabajando en Telemadrid y entrenando en el Vallecas C.F. Rayo Herald quiere agradecer su participación como colaborador habitual en este diario.
1 comments
RV1969
RV1969

100% de acuerdo con tu análisis Vanessa, por supuesto que perder en el Camp Nou es totalmente licito pero dimos una imagen lamentable en actitud y en todo lo demás... impropia de un equipo profesional, no digo ya de primera división, nos faltó ponerles la alfombra directamente antes de pasarnos por encima


Desde luego que se pueden sacar conclusiones positivas, la primera es que el 6-0 fue hasta corto para la que nos pudo caer y la segunda es que no nos sacaron una tarjeta cara a futuros compromisos, la fundamental es que saliendo al campo en ese plan ya estamos en segunda, apliquese el cuento plantilla y entrenador


Aupa Rayo!!

<