Principal > Primer Equipo > Cambiar el chip para salir del agujero
Jorge Ramírez / Levanteud.com
Jorge Ramírez / Levanteud.com

Cambiar el chip para salir del agujero

Un empate sin goles no dice mucho a nivel de puntos en la clasificación. Cuando se enfrentan equipos con una diferencia tan grande en sus estilos, el punto tiene mucho más valor psicológico que numérico. De inicio, Levante y Rayo Vallecano presentaron dos planteamientos tácticos similares a nivel teórico pero con desarrollos completamente diferentes.

Cambio de actitud en zonas críticas del campo

Los de Caparrós tenían clara la forma de contrarrestar el juego rival: presión constante, profundidad de juego y rapidez de reacción frente al fallo. En esta ocasión el Rayo Vallecano -ya sea por el once novedoso o por la presión acumulada tras el último partido- ofreció un cambio de actitud que se reflejo en el juego colectivo. Por otro lado las condiciones del terreno de juego -alto y lento- complicaron mucho la movilidad de balón que buscaban los de Jeméz, provocando más actividad posicional en las ayudas individuales de jugadores sin balón.

El espacio detrás de la defensa cuando se decide a atacar en bloque -punto débil del Rayo esta temporada- tuvo muy poco protagonismo en esta ocasión. Las pocas contras del Levante fueron solventadas de forma inteligente con un repliegue más eficaz que en compromisos anteriores.

Sin embargo la lentitud en los ataques generó que el contrario se replegara con fluidez, y por lo tanto dificultara las llegadas. La falta de acierto de cara al gol es un problema con difícil solución. Se echan de menos salidas de balón por banda y algo más de agresividad en la medular.

La solidez de Rubén

Sin lugar a dudas el jugador más destacado fue una vez más Rubén, siempre teniendo en cuenta lo importante y básico que es la comunicación portero-jugador. La falta de entendimiento con la defensa le pudo costar un gol de lo más absurdo. Por otra parte, un equipo profesional debería cuidar la imagen en un debate abierto sobre quien ejecuta una falta. Es buena la autonomía del jugador, pero los debates en privado quedan mucho más serios.

La llegada de nuevos jugadores siempre es positiva a nivel grupal y genera un esfuerzo añadido para los que se habían acomodado en su posición, por lo que en lo sucesivo podría haber un cambio de actitud en demarcaciones puntuales. En cualquier caso, la ausencia de un jugador capaz de sostener al equipo en las ultimas fases del juego seguirá siendo una asignatura pendiente, ya que los refuerzos de invierno no suponen en ningún caso un salto de calidad relevante en la plantilla.

En general, sensaciones positivas derivadas de la reacción después del último partido en casa. El paso hacia la mejoría definitiva pasa por minimizar los errores y contrarrestar de manera permanente el juego rival. A día de hoy no hay nada perdido y los de Jémez deben seguir trabajando para salir del agujero.

Vanessa Niño (@Neskavk) es una vallecana de pura cepa, Técnico de Sonido, Entrenadora de Fútbol y Técnico Superior en Actividades Fí­sicas y Deportivas. Actualmente trabajando en Telemadrid y entrenando en el Vallecas C.F. Rayo Herald quiere agradecer su participación como colaborador habitual en este diario.
1 comments
Ambrosini
Ambrosini

A ver que tal contra el Málaga, por que vienen unos partidos difíciles.


<