Principal > Cantera > El Rayo Vallecano B visita a un Aravaca en horas bajas
David Martín / Rayoherald.com
David Martín / Rayoherald.com

El Rayo Vallecano B visita a un Aravaca en horas bajas

post20140124-2
Tras la derrota por la mínima sufrida la pasada jornada en casa frente al Sanse, el equipo de Mariano Madrid tiene una nueva oportunidad de confirmar su excelente estado de forma, en esta ocasión el rival será uno de los equipos que ascendieron de Regional Preferente como el Aravaca, que ocupa actualmente puestos de descenso y por tanto un rival para las aspiraciones del filial vallecano.

Una propuesta distinta

Lo que el conjunto franjirrojo se encontrará esta semana será un campo de reducidas dimensiones, el Antonio Sanfiz, y un equipo cuya propuesta de juego es totalmente antagónica a la del Rayo Vallecano B, basada más en el físico y el orden táctico que el buen juego. Gran parte de la plantilla que aun continúa fraguando la historia de este club con gran antigüedad en la Comunidad de Madrid, es la que logró el ascenso de categoría la pasada campaña como campeón de grupo, y en la que apenas han aparecido fichajes de relumbrón.

La propuesta de su técnico Óscar Martos, quien ejercía de director deportivo y tuvo que hacerse cargo del equipo hace 4 temporadas con un rumbo variable, se ha mantenido y ha recogido los frutos de su gran trabajo. Sus dos jugadores más destacados son Chema y Sergio Redondo, ambos con una larga trayectoria a sus espaldas en esta institución.

Caída libre en Aravaca

A pesar de un gran inicio por su parte, con solo 2 derrotas en las 14 primeras jornadas y rozando puestos de playoff, lo cierto es que el Aravaca ha entrado en una dinámica muy mala de resultados que ha dado con el equipo en puestos de descenso tras una espectacular caída libre con 7 derrotas en las últimas 9 jornadas.

Mirando la estadística, en los dos únicos enfrentamientos acaecidos entre ambos en Tercera en el Antonio Sanfiz (hace más de diez años del último), el Rayo Vallecano B nunca ha sido capaz de lograr la victoria (un empate, y una derrota). Pero el rival no anda fino y es algo que el filial debe aprovechar para continuar con su racha de victorias a domicilio y así asentarse en la categoría.

<