Principal > Opinión > Hartos

Hartos


Cansados, hastiados, aburridos, desencantados, tristes, así está el rayismo en este 2014 que avanza ya hacia febrero. Llegan los Reyes Magos y le caen cinco del Villarreal, abre un ojo en Copa y no pasa del empate a cero en Vallecas, va a Elche y hace otro aquelarre defensivo con ayuda arbitral mediante, va a Valencia y cae eliminado porque sí.

Mientras el Betis de Mel-Garrido-Calderón provoca otro cisma con el acuerdo verbal por Leo Baptistao, el Celta pierde, el Almería pierde y cuando lean estas líneas el Valladolid hará o no más de lo mismo en el Nuevo San Mamés. Aún así sólo tres puntos separan al Rayo de Jémez de la frontera de la salvación, de su 3º milagro en esta liga tripolar…

El domingo un Atlético de Madrid del “pueblo” volverá a ver Vallecas semivacío por culpa de una directiva que ha dado la espalda a la afición más agradecida y “fácil” del fútbol patrio, la única que ha disfrutado como nadie del ascenso de los Felines y Potele, la del 2-1 al Depor, la del 4-1 al Castellón, la de la salvación de Onésimo contra el Mallorca, la apaleada en Gijón, la apedreada en Santiago, la insultada y vejada en Oviedo.

La de los “yonkis y gitanos” que llenaron de colorido y alegría miles de asientos del Bernabéu aún en la derrota, la de los pocos que fueron a Burdeos y Andorra, la que lloró en Zamora con el gol de Amaya, la que llenó Foietes en Benidorm e hizo de Manolo un ídolo.

La que reventó en un fondo del “romano” de Mérida con el gol de Barla, la que no pudo viajar a Almendralejo, la que vibró con el Gol de Guilherme en el Bernabéu, el de Hernández en el Calderón, el de Bolo en el Nou Camp, el de Ezequiel Castillo al Real Madrid.

La que veía a Polster subirse a la valla del fondo, la que vió defender a Jémez en el Rayo de Camacho, sus “hostias” a los banquillos, el infarto de Eusebio Ríos ante el Castilla, la fractura de tibia y peroné de Claudio en la portería del muro, el “Tamudazo” que hizo de los vallecanos los seres más felices sobre la faz de la tierra, las lágrimas de Sandoval por el ascenso, el “Willy, Willy”, el Alcázar “bota de oro”, el Jesús Diego Cota, la pierna izquierda de Míchel, la de Cembranos, el ordeno y mando de Capón, la salida de Pepín y Morón, la elegancia de Uceda y el arte de Peñalva.

El káiser Poschner, el “ele, ele, ele, como mola Keller”, la bota de vino, la fogata en la grada y el bocata de panceta, el fútbol a las doce, tu padre que a lo peor ya no está, tu abuelo que aún canta los goles desde el cielo, o el vecino que te inyectó esta droga que ahora es imposible de perder, porque vosotros SÍ que sois el RAYO…¿Y ustedes quién son y qué están haciendo con nuestro equipo? No me contesten, por favor se lo pido.

<