Principal > Opinión > El fútbol según Manolo Peñalva

El fútbol según Manolo Peñalva


Déjenme que comience con una sincera reflexión. Acertado el refrán de “uno no es de dónde nace, sino de dónde pace”, incluso permítanme que lo lleve más allá: es Vallecas quien te elige y puede que no seas vallecano nunca, aunque lo intentes.

Pudiste nacer más allá del Arroyo Abroñigal y atisbar a lo lejos, pasadas las vaquerías del que luego sería el Puente de Vallecas, un arrabal de infraviviendas sin agua y sin luz en los años de la pre-guerra civil. Allí nació Manuel Peñalva, y creció llevando pienso desde la tienda de su padre, socio de “El Rayo” ya en la temporada 1940/41.

Han pasado 78 años y Peñalva ya no sube al campo del Rodival pero no se pierde a su Rayo en el Estadio de Vallecas. El sábado estaba junto a vestuarios, vestido de forma impecable, trajeado, con corbata. Aparenta menos edad de la que dice su DNI. Lo lleva en un bolsillo interior de la chaqueta, junto a una libreta de cartón llena de fotos históricas: “Aquí mi debut con el Rayo, está de mi homenaje cuando me retiré, otra de la temporada del 1º ascenso a 2ª División en 1956…”

Por detrás pasan como si nada los Nacho, Cobeño, Trashorras, nadie se para. Lógico; nadie les ha dicho quien es este señor mayor que los mira cuando van hacia sus coches. Por desgracia casi nadie saluda a Manolo Peñalva, porque nadie sabe que defendió la franja ante 35.000 rayistas en el Estadio Metropolitano.

Sale de la Albufera y mira la esquina de Payaso Fofó como con nostalgia. Ahí estaban los salones Sol y Aire donde recibió un gran homenaje en su retirada del fútbol. Jugó hasta los veintiocho años nada más, de ahí a los banquillos de todas las categorías, secretaría técnica, hasta dar nombre al campo de entrenamiento de chavales de Arroyo del Olivar.

El próximo viernes, sábado, domingo o lunes que acudan a Vallecas, por favor, pregunten por él, que seguro que les vendrá bien en estos tiempos de borrasca por la Albufera. Y hagan el favor de preguntarle por Corbalán, Paqui, Peñalva, Magán y Tomás. Les doy una pista: el Rayo jugaba con 5 delanteros y no vean como metían goles.

<