Principal > Primer Equipo > Más que Bueno
Héctor Sánchez / Rayoherald.com

Más que Bueno

O dos o ninguno. Así se las gasta el goleador del madrileño barrio de la Concepción y primer hombre en la tempranera -y acertada- rotación rayista en el Villamarín.

El papel de Alberto Bueno en el Rayo brilla de forma esporádica, en medio de dudas, pero cuando lo hace el equipo siempre puntúa. Es el comodín del equipo, el jugador número once y muchas veces el doce. Ante el Betis le tocó ser el doce. Salió desde el banco en sustitución, soprendentemente, de Iago Falqué a los veinte minutos de partido. En ese momento, sólo Jémez podía imaginar lo que sucedería en el minuto 91 de partido.

Alberto Bueno marcó dos goles de esperanza, como los de la primera jornada ante el Elche. Esperanza por no tirar por la borda un partido que apuntaba, sí o sí, para resucitar al Betis. Esperanza como la que hizo levantar Vallecas en la primera jornada, o como la que inundó de alegría al rayista solitario en las gradas del Villamarín. El delantero, el mediapunta, el interior, para aclararnos, ¡el futbolista!, ya ha celebrado cuatro goles con la franja que han supuesto cuatro de los trece puntos que mantendrán al Rayo Vallecano a salvo del descenso, al menos hasta la víspera de Navidad.

Cuatro tantos que colocan a Alberto Bueno en la lista de máximos goleadores y que, por otro lado, deja a Paco Jémez con más dudas si cabe- o no, entiéndase- sobre la elección del esquema inicial de un equipo que, después de quince jornadas, sobrevive a base de remiendos y obligado por las circunstancias.

Bueno dio un grito a la titularidad en el Villamarín aprovechando los minutos y estando en el lugar adecuado en los momentos precisos. Dar con la regularidad de su potencial marcará su destino con la franja. Por el momento lo ha mostrado en dos ocasiones, y las dos el resultado ha sido más que ‘Bueno’.

<