Principal > Primer Equipo > Los errores golean a los aciertos
Héctor Sánchez / Rayoherald.com
Héctor Sánchez / Rayoherald.com

Los errores golean a los aciertos

Un equipo con una buena organización ofensiva neutraliza al rival sea cual sea el sistema de juego. El desgaste físico causado como consecuencia de contrarrestar la intensidad de juego, sumada al agotamiento psicológico por los numerosos elementos en contra perjudican en muchos aspectos el rendimiento individual de los jugadores.

Desgastados con un hombre menos

En esta ocasión, la reorganización del Rayo Vallecano con un jugador menos sobre el campo precipitó la creación de espacios protagonistas para las contras visitantes. Javier Aguirre dibujó un claro posicionamiento defensivo, reforzando con los medio centros el lateral, dificultando así el avance con peligro del conjunto de Jémez. A pesar de los esfuerzos de Saúl y Trashorras, intentando ampliar juego y potenciar el juego por banda, los franjirrojos fueron incapaces de encontrar la efectividad.

De nuevo los fallos en la línea defensiva complicaron el trabajo de Rubén y Cobeño. Mala comunicación desde atrás, y como resultado, complicadas salidas del balón jugado generando un peligro innecesario. A pesar de que en la primera parte el control de balón fue equilibrado, la ineficacia de cara al gol terminó castigando al Rayo Vallecano un partido más. En situaciones con el marcador en contra y un hombre menos, los entrenadores decidimos arriesgar atrás para ganar en capacidad ofensiva. Nos equivoquemos o no, son decisiones que pueden cambiar el rumbo de un partido.

Malas decisiones en el proceso de finalización

Al mismo tiempo, los contrarios refuerzan el centro del campo en detrimento del ataque, para facilitar las transiciones ataque defensa y dar continuidad en posesión de balón. Las llegadas por banda de Lass, con la velocidad y habilidad que le caracterizan, se vieron frustradas por malas decisiones en un último intento de finalización. En el apartado positivo hay que destacar las acciones a balón parado, en las que el Rayo estuvo más acertado que en otras ocasiones.

En general, el abultado resultado no es una muestra de dominio de juego del vencedor, pero sí marca claramente los fallos en zonas criticas que resuelven el partido. La estrategia del Espanyol no es sólo buena por la ocupación racional del terreno de juego, sino por la posición acertada aprovechando el mínimo fallo contrario. El lado positivo del partido es la actitud de los jugadores que a pesar de la situación, las decisiones arbitrales y los repetidos errores en zonas críticas, siguieron luchando para intentar progresar de forma efectiva. Un buen jugador es el que asume y corrige sus errores con esfuerzo individual. Valoraremos esa evolución en el próximo encuentro frente al Real Betis en el Benito Villamarín.

Vanessa Niño (@Neskavk) es una vallecana de pura cepa, Técnico de Sonido, Entrenadora de Fútbol y Técnico Superior en Actividades Fí­sicas y Deportivas. Actualmente trabajando en Telemadrid y entrenando en el Vallecas C.F. Rayo Herald quiere agradecer su participación como colaborador habitual en este diario.
<