Principal > El Club > La Ley Concursal y el Rayo Vallecano
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

La Ley Concursal y el Rayo Vallecano

El Rayo Vallecano encara la fase definitiva del proceso concursal en el que lleva inmerso durante más de dos años. Una vez finalizada la fase común del procedimiento, esta semana se celebra una junta de acreedores en la sala de audiencias del Juzgado Mercantil número 3 de Madrid.

Esta semana Rayoherald.com lanza un especial dedicado a la Ley Concursal en el que se explican las líneas generales del proceso y su aplicación concreta al caso del Rayo Vallecano.

¿Qué es la Ley Concursal?

La Ley Concursal es una norma prevista en sociedades que están en una situación patrimonial muy comprometida y que no pueden atender de manera regular a sus pagos. Esta ley sustituyó en 2004 a la Ley de Suspensión de Pagos y articula todos los mecanismos para el plan de viabilidad, estableciendo una serie de medidas para facilitar que la sociedad llegue a un acuerdo con los acreedores, reduzca la deuda y aplace su abono.

El concurso de acreedores está pensado para garantizar la supervivencia de una sociedad, por lo que esta fórmula no debe conllevar en ningún caso un riesgo de desaparición para la entidad concursada, en este caso el Rayo Vallecano.

¿Cuánto tiempo puede estar un club en Ley Concursal?

El plazo inicialmente establecido es de cinco años, aunque no hay ninguna condición que así lo fije. Por tanto, los plazos quedan condicionados a la evolución económica de la entidad. Los administradores asignados son los encargados de dar por finalizado el proceso concursal, una vez que se hayan satisfecho los objetivos y resuelto todas las deudas con los acreedores.

El Rayo Vallecano dio los primeros pasos para acogerse a la Ley Concursal en febrero de 2011, aún con los Ruiz-Mateos al frente de la entidad.

Una vez terminado el preconcurso, el Rayo Vallecano solicitó oficialmente acogerse a la Ley Concursal en junio de 2011, ya con Raúl Martín Presa como dueño de la entidad.

¿Quién ha estado al frente del Rayo Vallecano?

Al tratarse de un concurso voluntario, Raúl Martín Presa ha seguido al frente de la entidad franjirroja desde su entrada en concurso. Durante este tiempo todas sus decisiones han estado bajo la supervisión de los administradores concursales, cuya aceptación ha sido necesaria antes de realizar ningún movimiento de relevancia. Si el concurso no hubiera sido voluntario, habrían sido los administradores los que estuvieran al frente del club durante todo este tiempo.

Las fases del concurso

Las dos fases principales del proceso concursal son la Fase Común y la Fase de Resolución. Durante ellas se decide el futuro de la entidad concursada, aunque están precedidas de los denominados Actos Previos -gestiones anteriores a la admisión a trámite del concurso- y sucedidas por la catalogada Determinación de Responsabilidad.

La Fase Común -ya finalizada en el caso del Rayo Vallecano- discurre desde que se admite a trámite el concurso hasta que se emite el informe concursal. La Fase de Resolución -en la que se encuentra actualmente el Rayo Vallecano- determina si se cierra el convenio para continuar con la actividad de la empresa concursada o si se procede con la liquidación de la misma.

El convenio

Un vez cerrada la Fase Común, el Rayo Vallecano tiene la posibilidad de proponer un convenio que impida la liquidación del club. Es en estos acuerdos donde aparecen las quitas a los acreedores y la propuesta de pagos a largo plazo. Durante la Junta de Acreedores -que se celebrará este jueves- el juez de lo mercantil debe aprobar o rechazar las propuestas de convenio que se pongan sobre la mesa. En este tipo de procesos concursales, la decisión final del juez mercantil sobre la viabilidad y aprobación del convenio depende de su propio convencimiento subjetivo.

Si se aprueba el convenio, el siguiente paso conlleva un cambio de actores para su adecuado cumplimiento. En este caso, el propio Rayo Vallecano -ya sin los administradores concursales- sería el encargado de ejecutar el convenio informando al juez convenientemente.

La otra opción, considerada siempre como el último recurso, es la liquidación de la entidad. Este decisión sólo se toma en casos excepcionales en los que la continuidad del concursado aumente el volumen de impagos e impacte a otras entidades del mercado. Este nunca debería ser el caso del Rayo Vallecano.

<