Principal > General > Piti señala el camino a Primera

Piti señala el camino a Primera

Qué gusto da poder hablar de los goles de Piti, con lo que hemos rajado todos de él por su primera vuelta sin mojar. Nueve puntos de nueve, así de sencillo: el gol del 3–2 al Nástic, el 0–1 en Eibar y el de ayer en Huesca.

Y eso que el mister tuvo la genial idea de dar descanso a varios de los habituales: Sousa por Collantes, Enguix por Diamé y Aganzo por Piti, sin hablar de ese experimento diabólico de los laterales, que tiene al pobre Albiol hundido en la miseria y sin desborde después de recorrer setenta metros.

Lo lógico era haberse traído un punto para Madrid si hubiera sido un combate de boxeo, porque algo más se tornaba injusto y premio inmerecido a todas luces por lo que se vio sobre el césped, pero así es el fútbol. Igual que ayer el Zaragoza se dejó dos puntos en Castellón y la Real otros dos en Eibar, el encharcado Alcoraz nos regalaba tres puntos de los que pueden valer un ascenso.

David Aganzo, sustituido en el descanso

Incluso me iría más allá en el tiempo, exactamente a las cinco de la tarde, cuando Pepe Mel le dice a Aganzo que va a ser titular y a Yuma que se queda fuera de la convocatoria de dieciocho. D. David no tiene otra cosa que mirar la alineación del Huesca y buscar dos nombres: Corona y Helguera. Dos piezas que cobrarse de nuevo en una venganza fría, pero que se veía venir desde el primer minuto.

Este chico es lo que tiene. Además de una sinovitis que le tiene la rodilla destrozada y parando cada varios partidos, de vez en cuando se le cruzan los cables -y ya van unas cuantas- y se pasa desde el minuto uno en una guerra sin venir a cuento de provocaciones, protestas, caídas, tacos que se quedan en el aire… esas cosas.

Ayer el “L’enfant terrible”, al más puro estilo del genial Stoichkov, duró cuarenta y cinco minutos: no está mal, teniendo en cuenta que en la ida en Vallecas duró veinte… hasta que el árbitro se cansó y le expulsó.

Como Mel no se casa con nadie y ejemplos le sobran, que para eso ya ha cumplido 1.000 días en Vallecas, y si no que se lo pregunten a Perera, Lloréns, Rubén Reyes, etc… en el vestuario se oyó de todo (es lo que tienen los campos pequeños) y Aganzo se quedó en el banco.

Mal partido, buen resultado

Y aquí empieza el partido, porque lo de la primera parte fue infumable, y excepto un balón muerto que no aprovechó Coke en el área pequeña, no hubo nada de nada por ninguna de las dos partes.

Antes de que se nos pase, ojito al Huesca, que merecido homenaje se merece el equipo dirigido por Antonio Calderón. Muy buenos los laterales, especialmente Ripa, que tiene llegada rápida y un tiro de larga distancia muy aprovechable. Luego montan una historia en forma de rombo entre centrales y mediocentros que te complican la vida por atosigamiento continuo. Tomen nota: Corona y Dorado como centrales -sí, los que entre ellos solitos acabaron con Aganzo en dos partidos-, Luis Helguera y Jonan por delante, con José Végar y Camacho por banda y la doble “R” en la punta con Roberto y Rubén.

Así fueron pasando los minutos, con un Piti acercándose cada vez más en la puntería: una por encima, otra al portero y una penúltima fuera por poco, hasta que un robo en el medio del campo le deja un balón franco, de los que le gustan a él, todos abriéndose a la banda esperando una pared, los defensas reculando y zapatazo a portería que se cuela pegadito al poste sin que Miguel pueda hacer nada por evitarlo.

S.D. Huesca: Miguel; Jaume (Jokin, min.62), Corona, Dorado, Ripa; José Vegar (Sorribas, min.85), Helguera, Jonan, Camacho; Rubén Castro y Roberto (Robert, min.62).

Rayo Vallecano: Cobeño; Albiol, Salva, Tena, Coke; Sousa (Collantes, min.70), Míchel (Rubén Reyes, min.83), Enguix, Jofre; Pachón y Aganzo (Piti, min.46).

Goles: 0-1. Min.90, Piti.

Árbitro: Estrada Fernández. Amonestó con cartulina amarilla por a Collantes, Aganzo y Salva.

Incidencias: Estadio de El Alcoraz. Lleno (5.000 espectadores), con presencia de unos 100 aficionados rayistas.

<