Principal > General > Remontada final

Remontada final

Refrito de www.rayovallecano.es

Nada hacía presagiar en la primera parte lo que sucedería en los últimos instantes de un encuentro que terminó con tres expulsiones de campo en el conjunto local. Pero vamos por partes. Todo arrancó con la entrada de nuevo de Luis en el medio, de Coque en el lateral izquierdo y de Manuel De Gomar en la punta de un equipo que pudo marcar ya en el minuto dos. De una jugada de Manuel nació el gol el pasado jueves en la clasificación de la Copa y hoy en Pasarón desde la frontal se gestó un mano a mano que Molina no pudo definir como lo haría, más tarde, en el gol de la victoria.

Bazán fue definitivo en los primeros minutos en los que Diego Mainz también rondó el gol en un cabezazo magistralmente sacado por el meta local. En estas estaba el partido cuando el Pontevedra daba el primer zarpazo. Yuri rompía por fuera y definía con clase y colocación el uno a cero en la primera y única llegada de los granotas. Corría el minuto catorce y el Rayo volvía a nadar contracorriente en un partido oficial. Y ya van cuatro.

Lejos de venirse abajo el conjunto dirigido por Míchel juntó líneas y presionó para llegar al ecuador con un latigazo seco y cruzado a la escuadra de Coque Andújar que dejaba la sensación de que lo mejor del choque estaba aún por llegar. Y vaya si lo fue. En la reanudación el Rayo salió decidido a buscar las tablas y pese a llevar el peso de la iniciativa, no lograba generar la suficiente rapidez en la circulación como para romper a un equipo que siempre trababa en el centro. La paciencia es buena en todos los órdenes de la vida, pero si se aplica al fútbol se convierte en virtud. Y más cuando se va perdiendo.

Poco a poco los pupilos de Argibay se fueron cargando de tarjetas, todas ellas merecidas, por cierto. El Rayo aceleró el ritmo y fruto del acoso visitante y de la apertura en el juego llegó el desenlace final. Mannara en el setenta y siete se empeñó en trabar en el centro una jugada sin aparente peligro que al final fue determinante. La segunda amarilla sobre el volante dejaba en inferioridad a un conjunto que perdió cualquier opción de paridad tan sólo dos minutos después. Charles se autoexpulsaba con una cartulina gestada en una protesta en la misma zona inerte de su compañero. Pasarón aumentó el ritmo de las protestas y el malestar de unos jugadores que creyeron casi finalizado un partido al que le quedaba el colofón final.

Fede Bahón perdió tanto tiempo y le puso tanta desgana a un saque de banda que obligó al colegiado a amonestarle por segunda vez en el encuentro. La lógica y la grada daban el saque de banda al único componente de la zaga que vivía sin amonestación. Pero no fue así y el veterano central dejaba a su equipo en manos del acierto del Rayo. Y el Rayo acertó.

Algunos dirán que es fácil marcar ante siete jugadores de campo. Pero la única manera de lograrlo es como lo hizo el equipo vallecano en la tarde de hoy. Calma, pausa, bandas y definición frontal. Es fácil decirlo pero no tanto hacerlo. En el noventa y dos De Gomar lograba el empate, en el noventa y tres Geni rozó la remontada y ya en el noventa y cinco Raúl Molina vengaba el mano a mano del minuto dos con un tanto de goleador que cerró finalmente el partido.

Todo lo que pasó a continuación sobró. Los jugadores ganaron corriendo el túnel de vestuarios y se fueron de Pasarón protegidos por la policía, con las cortinas del nuevo autocar echadas y la sensación de que poco a poco las cosas van saliendo.

Pontevedra CF: Paco Bazán, Tinaia, Fede Bahón, Luciano, Azparren, Luis Cabrera, Organista (Nasser 50′), Yuri, Charles, Ariel Montenegro (Mannara 61′)y Baptiste (Belmonte 72′).

Rayo Vallecano: Alberto, Olalla, Mainz, Rubio, Coque, Zarandona (Geni 71′), Luis López, Arregi (Albiol 61′), Armentano(Collantes 52′), Raúl Molina y De Gomar.

<