Principal > Opinión > ¡Qué juegue Felines!

¡Qué juegue Felines!

Con el subidón propio de los dos últimos triunfos a domicilio, Alonso Quijano derrocha optimismo en la columna de opinión de esta semana.

¡Qué juegue Felines!

¡O Potele, o Uceda, o Tanco, y que se traigan a Morena de Montevideo, esté como esté! A este Rayo ya no hay quien lo pare, créanme. Madre mía que seis puntos nos hemos ganado estas dos últimas semanas, que ataque de confianza, estos se comen a quien se ponga delante.

Teresa, hazme caso, un consejo: el sábado por la mañana te vas prontito a misa, los nietos al jardín a jugar, los hijos a cuidarlos, un buen traje para D. José María y a renovar a Mel para toda la vida, que nos lo van a quitar seguro. Es un monstruo. Lo que está haciendo con este equipo no lo hace ni Sir Alex Fergusson.

Ya es que me da igual, que saque a quien quiera. Yo que él, contra el Hércules me la jugaba con tres arriba de salida: Piti, Pachón y Aganzo, ponía a Míchel en la media punta, al kaiser Diamé detrás (a este ni tocarlo porque en tres años nos da la primera Champion contra el Liverpool en Anfield), y ponía a Rubén Reyes en una banda y en la otra a Collantes a pierna cambiada para que entre por dentro, y por detrás de ellos a Llorens, a Coke, a Salva y a Tena de líbero. ¡Qué subidón!

El sábado coman pronto y poco (bastará con un pescadito hervido y un caldito, nada de digestiones pesadas que no dejen gritar los goles), y a las cinco todos en Vallecas preparados para el espectáculo contra el Hércules, porque nos van a sobrar todas las jornadas de junio para estar en primera. ¿Pero que es eso de llegar a cincuenta puntos y luego jugar sin presión? No me vendan motos por favor.

Aquí que no se relaje nadie, que hay que salir a ganarlo todo, y que los pongan en el vestuario el gol de Felines de cabeza al Getafe a pase de Potele, y el de Onésimo de vaselina al Mallorca, y el de Míchel al Girondins. Enséñenles a los nuevos el fondo de Zamora lleno de rayistas, y el de Salamanca o Eibar lleno de lágrimas, por si alguno aún no sabe que tiene una franja roja que ya le cruza el corazón para toda la vida.

Yo me traía ya a Capón a la grada para que no se lo pierda, y a Soto y a Cota, y si me apuran y hay sitio a Mauri, Zazo, Baquero, Cubillo y Diego Torres, porque este equipo va a jugar en primera el año que viene, y el B va a subir, y las chicas van a hacer el doblete, y a Mel que le vayan haciendo ya el molde para la estatua en la esquina de Payaso Fofó, pero montado a caballo, espada en mano y mirando al Bernabeu.

Soñar es gratis, no cuesta dinero, vuelve el Matagigantes después de dar un paso atrás para coger impulso (tampoco fue para tanto, “sólo” cuatro añitos en 2ªB), y la Plaza de la Asamblea se va a quedar pequeña, y habrá que bajarlos por la Albufera en carrozas doradas y luego subirlos al Puente de Vallecas a hombros.

Y si alguno sigue leyendo esto que se agarre o se siente, que se enjuague las lágrimas del recuerdo y piensen en de quién se van acordar en ese sexto ascenso a primera, porque desde ese ya lejano 1 de julio de 1999 contra el Extremadura, seguro que se han ido muchos rayistas muy lejos, pero ese día miraremos al cielo y los veremos a todos con la bufanda de la abuela al cuello, la almohadilla bajo el brazo y un nieto cogido de la mano camino del estadio diciendo “gracias por haberme hecho del Rayo”.

Alonso Quijano colabora con Rayo Herald en la elaboración de Reportajes y Artículos de Opinión. Sus comentarios y opiniones respecto a los temas tratados gozan evidentemente de total independencia por su parte. Rayo Herald quiere agradecer su participación como colaborador habitual en este diario.

0 comments
<