Principal > General > Un punto en Anoeta

Un punto en Anoeta

Cuando parecía que la Real Sociedad iba a conseguir su cuarto triunfo consecutivo por la mínima como local, el Rayo Vallecano consiguió empatar el encuentro y llevarse un punto de Anoeta. Así transcurrió el encuentro.

Primeros compases del partido, el conjunto local sale muy enchufado y domina el juego ante un Rayo demasiado dormido. Marquitos es una pesadilla por la banda izquierda del ataque local, poniendo en aprietos a Miguel Albiol en varias ocasiones. Se veía venir y Aguirretxe adelanta a la Real aprovechando el rechace de Cobeño en una salida hasta la frontal.

El Rayo está tocado y la Real lo aprovecha entrando por ambas bandas. El conjunto visitante no consigue entrar en el partido y pierde el balón con excesiva facilidad. Cobeño detiene un remate de Xavi Prieto que pudo ser el segundo.

Llega el minuto 30 de partido y cambia la decoración. El Rayo se hace con el balón y lo intenta en repetidas ocasiones con Albiol y Collantes por banda derecha. Jofre se ofrece con frecuencia por la izquierda y logra desbordar, aunque sus pases finales no tienen la precisión necesaria.

Llega la recta final de la primera parte con los visitantes dominando el juego. Pachón es posiblemente agarrado en una jugada que termina con el balón muerto al borde del área, ideal para la incorporación de Piti. El delantero no supera a Bravo, que detiene con facilidad para desesperación del banquillo visitante. La siguiente es doble para el Rayo: primero Collantes con un remate colocado con la pierna izquierda que rechaza el portero, y luego con Pachón que intenta rematar la continuación y obliga a que Ansotegi salve bajo palos. Descanso.

Piti se queda en la caseta y entra Sousa, discreto durante toda la segunda mitad. El Rayo comienza dominando ante una Real desaparecida en combate, pero las ocasiones no son tan claras como en la recta final de la primera parte.

Pasan los minutos y el empate no llega. Jofre y Pachón disponen de un par de ocasiones- incluyendo un posible penalti al delantero cuando éste se disponía a rematar- pero Bravo reacciona bien y mantiene su portería a cero. Mel recurre a David Aganzo y el Rayo fuerza un par de faltas en la frontal que Míchel decide lanzar de manera directa, para desesperación de Pachón y con los centrales incorporados al remate.

Último cuarto de hora. El conjunto de Juanma Lillo ve muy cerca la victoria y comienza a interpretar mejor el partido, lanzando contras y disparando una falta la larguero de la portería defendida por Cobeño. El colegiado prolonga cuatro minutos y parece que el Rayo va a regresar a casa con las manos vacías una vez más. Llega la jugada del penalti por una mano clara dentro del área y Aganzo termina con la imbatibilidad de Bravo con un lanzamiento imparable desde los once metros.

<