Principal > General > Rosco de Reyes

Rosco de Reyes


Mal partido entre Rayo Vallecano y Levante para abrir el año en el Teresa Rivero. El encuentro, con pocas ocasiones de gol y sin claridad en el juego por ninguno de los dos bandos, terminó sin goles y supuso el tercer empate consecutivo del equipo de Pepe Mel en el Teresa Rivero.

Sin claridad en el juego

Volvía el fútbol a Vallecas después de casi un mes de ausencia, pero lo hacía con uno de esos partidos feos en los que ningún equipo consigue encadenar más de dos jugadas consecutivas.

Cierto es que Míchel pudo adelantar a los locales en una clara ocasión de gol en el minuto 11. El capitán controló totalmente solo dentro del área, pero el balón cayó en su pierna mala -algún día deberíamos comentar en detalle la broma de las piernas buenas y las piernas malas- y su remate terminó sin mayor problema en las manos de Mora.

El Levante se contentaba con mantener su portería asegurada y confiaba su suerte al contraataque. Coordinados por Pallardó, el mejor de los visitantes junto con Rubén Suárez, los visitantes rondaban el área de Cobeño en un par de jugadas anuladas a Geijo por fuera de juego.

Lejos quedaba el juego fluido y vistoso del Rayo de comienzos de temporada en el Teresa Rivero. Acusando en exceso la baja de David Aganzo -aunque Pachón sea junto con Salva uno de los pocos que mantiene el buen nivel últimamente- los vallecanos se enredaban en su propia empanada ante un Levante demasiado cauteloso.

El colegiado era el único capaz de poner cierto colorido, el amarillo de sus interminables tarjetas, a un partido sin mucha historia.

Lo mismo en la reanudación

Desafortunadamente para los espectadores, la historia no iba a cambiar en la segunda mitad. El Levante disponía de la primera ocasión de peligro tras un error de Carlos de la Vega -mal los dos laterales del Rayo en la tarde de hoy- en un balón horizontal que Geijo no supo aprovechar.

Jofre, uno de los que más lo había intentado aunque sin ningún tipo de acierto, dejaba su puesto a Collantes en la banda izquierda como posible revulsivo local. Un disparo del extremo bien despejado por Mora, seguido de otro remate de Albiol y una posterior jugada de Piti por banda derecha despertaban brevemente la esperanza en la grada, pero todo quedó en un espejismo.

Perera sustituía a Piti con el mosqueo en la grada, entendible porque es un jugador de ataque que se muestra bastante activo en la creación, y el habitual mosqueo del jugador, menos entendible porque entra un compañero suyo que se supone puede aportar algo al equipo. Digo se supone porque Perera no desentonó con lo que se había visto hasta ese momento: desacierto total.

Tampoco aportó mucho más Rubén Reyes, un futbolista diferente al que por unas cosas o por otras no se le ha visto de manera continuada sobre el césped. El ex del Pontevedra alternó detalles de calidad con saques de falta y córner defectuosos con los que se diluyeron las pocas posibilidades de ver un gol en Vallecas en la noche de hoy.

En resumen, rosco de reyes para los unos, rosco de reyes para los otros y muchas ilusiones navideñas en rueda de prensa. Para Luis García los suyos dejaron claramente escapar dos puntos y para Pepe Mel fue su equipo el que mereció mayor premio. A lo mejor los dos equipos merecieron menos y los que merecieron más fueron los espectadores…

Rayo Vallecano: Cobeño, Carlos (Rubén Reyes 75′), Tena, Salva, Coke, Albiol, Enguix, Michel, Jofre (Collantes 59′), Piti (Perera 68′) y Pachón.

Levante: Mora; Angel, Cerra, Ballesteros, Tena, Pallardó, Pina (Adrián 72′), Iborra, Rubén, Geijo (Del Moral 89) y Xisco Nadal (Miguel Pérez 70′).

<