Principal > General > Tres puntos muy sufridos

Tres puntos muy sufridos


Victoria sufrida del Rayo Vallecano ante la SD Huesca en un partido marcado por la expulsión de David Aganzo en el minuto 21. El conjunto visitante llevó la iniciativa del juego durante todo el encuentro pero no supo encontrar la manera de conseguir el gol del empate en la portería de Cobeño.

Expulsión y pañoladas

El primer y único tanto del partido no se iba a hacer esperar. Míchel, recuperado de su lesión y titular en la banda izquierda, aprovechaba un balón suelto dentro del área para no perder la calma y poner en franquicia en el marcador al Rayo Vallecano.

No pudo ver el tanto una parte de la afición que se incorporó al partido en el minuto 5 de partido como medida de protesta por las acciones que tuvieron lugar el día de Copa del Rey frente al Almería. Pañoladas cada 15 minutos, gritos y pancartas pidiendo la destitución de Emilio Berjano como responsable de seguridad se hicieron notar a lo largo del partido.

Desde muy pronto, incluso antes del gol de Míchel, se pudo intuir que Aganzo no acabaría bien el encuentro. Corona se encargó de provocarle desde el primer minuto y consiguió su objetivo en el minuto 21 cuando el delantero del Rayo Vallecano veía la segunda amarilla de manera prácticamente consecutiva.

El conjunto visitante, que ya dominaba el tempo del partido en esos momentos, quedó como único dominador del encuentro ante un Rayo Vallecano totalmente anulado en sus labores ofensivas. Salva, impecable durante toda la noche y sin duda uno de los mejores por parte local, evitaba el gol del empate lanzándose al suelo para evitar un peligroso remate de Roberto.

Demasiado afectado por jugar con un hombre menos -el hecho de jugar sin delantero tampoco puede significar la renuncia total al balón jugando en tu propia casa- el Rayo cedía demasiado terreno y se limitaba a buscar alguna contra aislada. Por si fuera poco, el colegiado se encarga de desquiciar un poco más a los vallecanos a base de cartulinas amarillas. Piti estuvo cerca de seguir el camino marcado por Aganzo al propinar una patada a destiempo a Corona, protagonista visitante en lo que a comedia y simulación se refiere.

Defensa del resultado

Poco cambió la historia tras la reanudación. Pachón sustituía a Piti en busca de oxígeno en el ataque, pero el Rayo se encerraba demasiado atrás y permitía que el empuje del Huesca llevase balones colgados hasta la zona de Cobeño.

El portero local, reticente como es habitual a salir de la portería, solventó sin problemas su trabajo bajo palos y aún se las apañó para reirse de manera permanente de Caballero Herreros, perdiendo tiempo en cada jugada pero sin recibir tarjeta amarilla por ello.

Mel movió el banquillo una vez más, retirando a un Míchel agotado para introducir a un Manolo al que se le agota el crédito de su gol en Foietes. Muy poco aportó el recambio rayista en la tarde hoy, si bien es cierto que el partido a esas alturas estaba ya para pocas florituras. Los hombres de Calderón controlaban el esférico, pero la precisión brillaba por su ausencia y las ocasiones no llegaban en un partido de mucha lucha y nula presencia en las áreas.

Con esa incertidumbre en el marcador llegaron los minutos finales del encuentro. La fiesta arbitral continuaba con un gol anulado a Coke por supuesto fuera de juego y una expulsión perdonada a Camacho tras derribar a Diamé en una manifiesta ocasión de gol que podría haber cerrado el marcador.

Pero el luminoso no iba a sumar ningún tanto más, aunque algunos se empeñasen en poner varios balones al mismo tiempo sobre el terreno de juego para aumentar las posibilidades. El jueguecito, de muy mal gusto y tan criticado al sufrirlo como visitante en esos campos de Segunda B hace no mucho tiempo, terminaba con cinco minutos de descuento en los que el Rayo apretó los dientes para no dejar escapar tres puntos muy valiosos.

En resumen, sufrida victoria de un Rayo Vallecano que acusó en exceso la inferioridad numérica sobre el campo pero que supo encontrar la manera de sacar el partido adelante para situarse en una posición privilegiada en la tabla clasificatoria.

Rayo Vallecano: Cobeño, Coke, Amaya, Salva, Llorens, Albiol (Collantes, min. 90), Enguix, Diamé, Michel (Manolo, min. 60), Piti (Pachón, min. 48) y Aganzo.

Huesca: Edu, Roberto (Lalo, min. 75), Corona, Dorado (Nico Medina, min. 60), Ripa, Helguera, Rubén, Vara, Camacho, José y Roberto García (Rodri, min. 75).

Goles: 1-0 Míchel (min 1) tras superar al portero en una jugada embarullada dentro del área.

<