Principal > General > Fortaleza infernal

Fortaleza infernal


Contundente victoria del Rayo Vallecano en un campo que lleva camino de convertirse en una verdadera fortaleza infernal para aquellos que lo visitan. El Eibar, que comenzó el partido bien plantado sobre el campo y presionando en terreno rival, terminó tumbado en la lona por los golazos de Enguix, Aganzo, Pachón y Collantes.

Aganzo, cada día más importante

Pepe Mel apostó de inicio por el mismo once de las últimas semanas, mientras que Carlos Pouso posicionaba a los suyos con el habitual 4-1-4-1, tomando las riendas del partido en los compases iniciales y adelantando las líneas hasta terreno rival.

El Rayo Vallecano iba poco a poco entrando en el partido, principalmente con las jugadas de un David Aganzo que firmó un partido sobresaliente. El delantero ganó la partida de manera repetida a la defensa visitante, regalando controles y detalles de calidad a una grada que apoyó al equipo desde el primer minuto de juego.

Tras un dudoso fuera de juego señalado al propio David Aganzo -irrelevante al final por lo abultado del marcador- iba a ser Rubén Reyes el que gozase de la primera ocasión de peligro para los locales. El ex del Pontevedra, que no tuvo su día y fue sustituido a poco de comenzar la segunda mitada- disparó demasiado alto una peligrosa desde la frontal.

El minuto 25 iba a ser el elegido para el primero de los golazos de la noche. Aganzo ganaba una vez más la partida en un balón dividido, habilitando a Rubén Reyes por la banda izquierda. El centro del extremo zurdo caía en los pies de Albiol en el segundo palo y éste cedía el balón para la entrada desde atrás del Ximo Enguix. El esférico se acercó con saltitos irregulares hacia el valenciano, pero el chupinazo del jugador rayista cogía puerta y entraba como un verdadero misil en la portería de Zigor.

Disminuyó el ritmo del partido a partir de ese momento, dejando paso a unos minutos de dominio alterno en los que Txiki intentó sorprender a Cobeño desde lejos. El guardameta local, cuestionado en otras ocasiones, respondió con solvencia durante la mayoría de acciones del partido.

Así se llegó al descanso de una primera mitad que dejó para la retina de los aficionados locales una jugada espectacular de Aganzo en banda izquierda, escapándose con calidad de dos contrarios en la banda y levantando los aplausos de una grada en la que destacaron con especial fuerza los permanentes cánticos de apoyo del fondo de Bukaneros, con aliento para el equipo desde el principio hasta el final.

Golpes definitivos en la segunda mitad

No se conformó el Rayo con su renta en la reanudación. Collantes sustituía a Rubén Reyes en el minuto 53, instantes antes de que llegase el segundo tanto local. Una jugada por banda derecha entre Piti y Albiol terminaba con un fuerte remate de Enguix que era repelido por Zigor. Allí apareció Aganzo con la única misión de empujar el balón a puerta vacía con su pierna derecha. Sin embargo, el delantero evitó una tarea tan sencilla y prefirió hacerlo más complicado, escorarse, dar esperanzas al portero y finalmente superarle con un suave toque al palo contrario.

Mel daba descanso al goleador del equipo, entrando Perera en su lugar. Piti, demasiado ansioso por agradar y marcar en algunas ocasiones, dejaba su sitio en el campo para que entrase Sergio Pachón. El «killer» rayista sólo necesitaba tres minutos en el campo para poner el ojo y la bala en la portería de Zigor, demostrando la importancia de que un jugador entienda su rol en el equipo y ponga sus cualidades al servicio del grupo cuando se le necesita. Un diez para él.

Y así llegó el momento de Collantes. El extremo encaró y pasó por encima de cuantos jugadores le salieron al paso, driblando a unos y superando en velocidad a otros. La jugada, que no es la primera vez que se ve en Vallecas con el mismo protagonista en los últimos años, terminó esta vez con final feliz y el balón en el fondo de la portería. Explosión de júbilo en Vallecas ante un rival totalmente desbordado.

Perera dejó escapar el quinto hasta en tres ocasiones, incluyendo un remate al travesaño. Toquero recortaba distancias de manera testimonial casi en el tiempo de descuento, poniendo el 4-1 definitivo en el marcador.

Rayo Vallecano: Cobeño, Carlos, Salva, Amaya, Llorens, Albiol, Enguix, Diamé, Rubén Reyes (Collantes 53′), Piti (Pachón 70′) y Aganzo (Perera 60′).

Eibar: Zigor, Txiki, Alaña, Larrazabal (Rubén 60′), Urcelai, Romero, Markel (Lombraña 75′), Cases, Tiko (Yagüe 60′) Sutil y Toquero.

Goles:
1-0, min. 25, Enguix
2-0, min. 55, Aganzo
3-0, min. 73, Pachón
4-0, min. 83, Collantes
4-1, min. 90, Toquero

<