Principal > General > El Rayo sigue vivo en la Copa

El Rayo sigue vivo en la Copa


Un Rayo lleno de suplentes se planta en la 4ª ronda de la Copa del Rey, esperando reeditar los buenos partidos del año pasado con el Espanyol y el Sevilla.

No es que hiciera frío en Vallecas, es que la noche más gélida en San Petersburgo era primaveral comparada con la de esta jornada de Copa del Rey. Y es que el partido fue eso: frío y más frío, con pequeñas gotitas de fútbol o como se llame.

Dicen los que saben de esto que hemos pasado a la 4ª ronda y que ya nos puede tocar un Primera, pero uno entra en la web del Marca y sólo encuentra un banner a la super-sandwichera del Real Madrid, esa que deja los panes con el escudo integrado. Encuentro algo de la Copa perdido en un pequeño guión del índice. ¿Motivos?: este torneo no le interesa a nadie, excepto cuando llegas a semifinales y entran las televisiones, los clubes grandes y las posibles plazas a la UEFA del año próximo.

Se presentó el Rayo a un césped cada vez mejor cuidado (enhorabuena a los responsables, de verdad) con un equipo plagado de suplentes, pero con la disposición de siempre y los peones cambiados. Primera sorpresa y leve pitada de los presentes -los de siempre excepto algunos viejos socios a los que perdonamos por el riesgo de gripazo-: Falcón en la portería, con Coke y Juanma en los laterales y la pareja Salva-Serrano de centrales.

Para el centro del campo Mel dejó un experimento que ya olía raro desde el comienzo: Enguix y Manolo por el medio, con Jofre por la izquierda y Rubén Reyes por la derecha. Querer que Rubén Reyes haga de Albiol es algo imposible, porque Rubén tira al centro a la mínima -donde por cierto es donde se ve el gran futbolista que es-. Delante, Piti de nuevo y Perera.

Para problemas puntuales Mel sentó a Aganzo, Tete, Amaya, Yuma y Albiol, dejando la grada llena de ilustres en nuestra reentré en la 2ª División. A mi derecha un Diamé que entre tiritera y tiritera aplaudía acciones de Juanma y Serrano. Un poco más lejos un Tena que ha levantado ya más de un gruñido entre los socios. Ambos seguían las escasas acciones interesantes de un partido al que el tiempo le tenía retenido entre bostezos y patadas al balón sin ton ni son.

Menos mal que nos dio por ganar el sorteo de campo, lo que ya por tradición es casi victoria segura, porque si no alguno muere por hipotermia en la grada. No creo que mienta; pago gustoso al que realice un estudio de los partidos ganados atacando en la 2ª parte en la portería de Payaso Fofó…

Abajo sólo se podía ver muchas caras nuevas, algunos con un regusto a buen fútbol y toque. Serrano enorme en el corte y en la anticipación. Juanma fuerte con la cabeza, atrevido y con cierto resquemor a salir de la cueva. Salva como siempre, genial. Lo de este jugador es de traca: ha jugado poco en el Rayo, cuando lo hace lo borda y ahora le toca ver desde el banquillo a unos compañeros a los que no tiene nada que envidiar.

También estaba Rubén Reyes. Lo del ex del Pontevedra es un tema mío particular. No es que me guste, es que me encanta. Tiene en sus botas fútbol para vender y alquilar al que lo quiera, pero es que además su mente va muy por delante del resto de los compañeros y más aún de los rivales. Atención a la burrada que voy a decir, pero a Rubén me gustaría verle dando fútbol en un Barcelona o en un Real Madrid, tirando diagonales con compás, compartiendo fútbol con Iniesta, con Xavi o dejando balones francos a Raúl…

Y así nos fuimos al descanso, sin nada de nada, con un Albacete miedoso que apenas aparecía por el área de Falcón pero que dejaba un rumor de que tenía tres hombres (Belencoso, Merino y Alex Pérez) que en cuanto creyeran un poco en sí mismos -o se les pasara el frío- nos iban a crear problemas serios.

Poco hubo que esperar para que por fin se empezara a ver algo diferente en Vallecas. En apenas quince minutos de la segunda parte pasó de todo: en el 4 Juanma -yo sí le veo clara alternativa a Llorens- se sacó una volea a media altura de la que Cabrero ni se enteró. En el minuto 6 golazo de Merino desde 30 metros: vaselina por encima de Falcón… ahora a ver quien se atreve a decir «¿porqué estaba tan adelantado?…».

En el minuto 9 llego el gol de Enguix,  de cabeza,  en el rechace de un córner y por fin el gol de Piti en el minuto 16,  recogiendo un balón muerto tras una dejada de las manos del propio portero.

Y se acabó, porque la media hora que restaba volvió a no mostrar nada de nada. El Rayo se mostró temeroso en el último cuarto de hora,  hasta que llegó Albiol, que hoy se acordó de jugar. Entabló conexión con Aganzo, que a punto estuvo de matar el partido en un tiro cruzado en el minuto 36.

Pitido final. Ya tenemos al Rayo donde queremos todos, deseando que nos toque un primera -o un rival de los «flojitos» para avanzar otra ronda más-, dando minutos a los no habituales y con una cosa clara para Mel: equipo hay más que de sobra.

Jugadores dos por posición y algunos que están pidiendo a gritos entrar en las famosas rotaciones antes de que perdamos el primer partido y empiecen los clásicos nervios por haber empezado tan bien.

Rayo Vallecano: Falcón, Serrano, Salva, Juanma, Coke, Enguix, Manolo (Yuma, 71′), Rubén, Jofre (Albiol, 45′), Piti (Aganzo, 62′) y Perera.

Albacete: Cabrero, Alegre, Tarantino (Kitoko, 92′), Ibón (Berza, 65′), Alberto, Belencoso, Merino (Diego Costa, 61′), Alex Pérez, Trotta, Marco Navas y Peña.

Árbitro: González González, del Colegio Castellano Leonés. Amonestó a Alberto, Marco Navas y Peña.

Goles:

0-1, min. 51: Merino sopera a Falcón con una volea.
1-1, min. 54: Enguix cabecea un saque de esquina.
2-1, min. 61: Piti tras aprovechar un balón muerto en el área.

<