Principal > General > Empate de regalo

Empate de regalo


El Rayo Vallecano firmó en la tarde del sábado el peor encuentro en lo que llevamos de temporada. Gracias a la defensa del Girona y al oportunismo de David Aganzo, los franjirrojos se encontraron con un punto que les hace volver a Vallecas con cierto sabor a Navidades anticipadas.

Se dice que el fútbol es juego y actitud; este sábado el Rayo Vallecano no tuvo ninguna de las dos cosas en el Montilivi. El Girona se plantó muy bien en el campo y bloqueó la medular franjirroja; sin juego en el centro, se acabo el fútbol. Los acercamientos de ambos equipos en la primera parte se redujeron a unas pocas jugadas de balón parado y saques de esquina que no inquietaron especialmente ni a Cobeño ni a Rafa Ponzo.

Hasta el magistral golpeo de Cañas, que puso el balón donde no llega nadie, el Rayo intentó sacudir un poco el partido jugando a lo que sabe, pero solo fue un espejismo. El bagaje quedó en un par de coletazos, siempre mirando de reojo las peligrosas contras de Paco Esteban. El delantero gerundense llevó el ánimo a las gradas con un par claras ocasiones en los minutos previos al gol.

El empate, un regalo defensivo

Tras el descanso el partido parecio cambiar un poco. Salió de vestuarios un Rayo más centrado, con más querencia por el toque e intentando jugar a lo que sabe. El recién incorporado Jofre lo intentó por la izquierda, pero esta vez no encontró un metro para moverse.

La urgencia por el empate le hizo presionar al Girona, que se defendía acumulando hombres en el medio centro y buscando sorprender con velocidad. Gabri y de nuevo el incansable Paco Esteban probaban suerte, pero ninguno de los lanzamientos encontraban el gol.

Pensando estaba el respetable en la puntilla de su equipo cuando llegó la salvación del Rayo en forma de regalo. Una imprecisión al alimón de los centrales locales dejó el balón en los pies de David Aganzo, que se volteó y encaró a la carrera a Rafa Ponzo, fusilando sin misericordia la meta gerundense. A partir de ahí, el encuentro se rompió y nadie se hizo dueño. Ni siquiera Diamé tuvo el día para poner orden allí donde normalmente lo pone.

Poco más se vió en el municipal hasta el pitido final. Poco juego, mucha imprecisión, algunos golpes alternos y mucha suerte de ver dos toques seguidos, no importaba quien los diera. Al final el empate valió para ambos: el Girona rompió una racha negativa de derrotas y el Rayo sigue firme en su retorno a la categoría de plata del fútbol español.

Girona: Rafa Ponzo, Cañas, Rangel, Jose, Migue, Gabri (Xumetra, 55′), Matamala, Dorca, Chechu, Jito (Arnal, 65′) y Paco Esteban (Manga, 79′)

Rayo Vallecano: Cobeño, De la Vega, Tena, Amaya, Llorens, Míchel, Diamé, Collantes (Jofre, 37′), Albiol (Enguix, 81′), Pachón (Piti, 66′) y David Aganzo.

Árbitro: Iglesias, del colegio gallego. Amonestó a Cañas, Collantes, Jofre, Míchel y Llorens.

Goles:
1-0, min 33: Cañas ejecuta magistralmente una falta al borde del área.
1-1, min 73: Aganzo aprovecha un error defensivo para fusilar a Rafa Ponzo.

<