Principal > Opinión > Los listos de la clase
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

Los listos de la clase

Permítanme que hoy no les hable del Rayo, o tal vez sí. Me gusta “catar” prensa internacional para no ceñirme al “más de lo mismo” de la madre patria, por lo que suelo seguir de cerca las portadas de L’Equipe y su maestría sin igual. Se casan con poquitos. El viernes 18 de octubre reventaron los quioscos con la bomba de la amenaza de huelga de la F1 y la F2 (1ª y 2ª división del país galo) con la posible aprobación del 75% de impuesto para los sueldos mayores a 1 millón de euros. Aquí de eso ni se habla, faltaría más.

Tienen los franceses, país serio en algunas cosas, un Tribunal de Cuentas de los de verdad. El de aquí es uno de amigos ex parlamentarios jubilados que llevan las cuentas de los partidos políticos con 4 años de retraso, pero esa es columna de otro día. Dicho Tribunal habla de “zona de peligro” en su economía y el ejecutivo ha decidido cargar contra los más ricos: todos…incluidos los futbolistas.

Mientras por España con la famosa Ley Beckham ya extinguida por fin, los extranjeros se quedan en el 43% de IRPF (estaban en el 24%) y si eres muy listo no llegas casi al 1% a través de un entramado societario en el País Vasco, al estilo Rafa Nadal hace unos años. Eso sí, aquí lo pagan los clubes, no los “señoritos”, porque ellos firman en “netos” y sin carácter retroactivo, claro.

El máximo a pagar en España es el 56% y sólo para las grandes fortunas…por lo que compararlo con ese deseado 75% de la ley francesa es como aún un juego de niños. ¿Justo, injusto? Eso lo de dejo en su visión del respeto al estado de derecho. Si las arcadas les dejan seguir leyendo, al otro lado de los Pirineos la solución está en manos de la Unión de Clubes Profesionales de Fútbol de Francia (UCPF) en una reunión el próximo 24 de octubre: huelga sí o huelga no…cosas que ocurren al tener un gobierno socialista como el del primer ministro Jean-Marc Ayrault.

Por aquí andamos aún viendo si la deuda de 3.700 millones de euros del fútbol español es más o menos negociable, mientras las SAD lloran-maman o incluso buscan una nueva amnistía para seguir alimentando el opio del pueblo. Para templar algo el ambiente y a modo de paños calientes, la ministra de Deportes, Valérie Fourneyron, explicó que la medida se aplicaría a los clubes de manera escalonada debido a la “fragilidad de su modelo económico”. No pasa nada, nosotros seguiremos a la “sopa boba”, con los aficionados pagando “entradas baratas”, el reparto televisivo de turno y los impuestos para los ricos por los suelos, estaría bueno. Seguid así “cracks”.

<