Principal > General > Empate con sabor a poco

Empate con sabor a poco


Sevilla Atlético y Rayo Vallecano firmaron un empate sin goles en el Sánchez Pizjuán que permite a los madrileños seguir invictos tras cuatro jornadas. El punto sabe a poco para la expedición rayista ya que el partido pudo haber caído de lado visitante de haber tenido más acierto en los metros finales.

Clara ocasión de Piti en la primera mitad

Pocas novedades en el once inicial de Pepe Mel, con la presencia de Collantes en lugar de Jofre en el extremo izquierdo como única variante respecto al partido de hace siete días frente al Deportivo Alavés.

Comenzó con ritmo el conjunto local, controlando la posesión del esférico y llevando bastante peligro a balón parado. Así llegaron las dos primeras ocasiones del encuentro en sendos córners al área pequeña que sembraron la duda en Cobeño. Fue primero con un remate de cabeza de Juan Cala que se marchaba fuera por poco y acto seguido con un gol anulado al mismo protagonista por falta previa a Diamé en el salto.

El Rayo fue despertando poco a poco, confiando la organización del juego al capitán Míchel, con Piti bajando a buscar el balón a la medúlar y con David Aganzo demasiado solo en el ataque. Los visitantes entraron de manera definitiva en el partido en el minuto 19, quizás en la jugada más importante de todo el encuentro.

Una acción iniciada en la banda derecha terminaba en el segundo palo, lugar en el que aparecía Piti completamente solo para empujar el balón a la red. Sorprendentemente, el delantero remataba con su pierna derecha y estrellaba el esférico en un Vargas que salvaba a los suyos de un tanto seguro.

Los de Fermín Galeote lo intentaban tímidamente por medio de Armenteros y con balones en largo hacia Pouga, pero no inquietaban la meta defendida por Cobeño. Una ocasión de Míchel dentro del área tras una serie de rechaces ponía fin a la primera mitad.

Dominio sin goles

La segunda parte fue una mezcla extraña de dominio y frustración por parte visitante. Con el control del juego totalmente asumido, las ocasiones sobre la meta de Vargas fueron llegando poco a poco, por goteo, pero sin el empuje ni el acierto necesario de aquel que quiere de verdad llevarse los tres puntos en terreno enemigo.

La primera ocasión clara de la segunda mitad fue para Collantes. El extremo del Rayo Vallecano se plantó solo dentro del área gracias a un perfecto pase de Llorens, pero eligió asistir a un compañero en lugar de resolver directamente la jugada.

Aganzo abandonó el terreno de juego en el minuto 65 para dejar su puesto a Sergio Pachón. El nueve visitante tuvo en sus pies la siguiente ocasión clara de gol, pero el disparo con su pierna derecha desde la frontal se marchó pegado al palo. Perotti, el mejor de los locales, respondía con otro peligroso disparo desde la frontal, rozando el balón con un efecto endiablado la escuadra de la portería defendida por Cobeño.

Pero el dominio era rayista y el siguiente cartucho lanzado desde el banquillo fue Perera. El ex del Celta de Vigo remató a gol una buena jugada de Piti, pero el colegiado, al que los jugadores del Rayo reclamaron hasta dos penaltis durante la segunda mitad, acertó al anular el tanto por claro fuera de juego del ariete visitante.

Así se llegó a la recta final del encuentro, con el marcador sin estrenar y el Rayo lamentándose de las ocasiones perdidas para hacerse con la victoria. El equipo dirigido por Pepe Mel sigue sumando de manera regular con la típica media inglesa de victorias en casa y empates fuera, pero por segunda vez esta temporada emprende el viaje de regreso a casa con la sensación de haberse podido llevar un mejor botín en su viaje lejos del Teresa Rivero.

Sevilla At.: Vargas, Óscar Ramírez, Gallardo, Cala, De la Bella, Armenteros, Cabral (Marc Valiente 46′), Coto (Cordero 46′), Perotti, Fernando y Pouga (Fali 58′)

Rayo Vallecano: Cobeño, Coke, Amaya, Tena, Llorens, Diamé, Míchel (Rubén Reyes 70′), Albiol, Collantes (Perera 75′), Piti y Aganzo (Pachón 65′).

<