Principal > Cantera > Lapsus en la sierra
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

Lapsus en la sierra


El Rayo Vallecano B sigue sin encontrar la fórmula para ganar a domicilio y ante el Collado Villalba volvió a quedar demostrado que no da con la tecla. Los locales consiguieron una renta de dos goles de ventaja que fue imposible de alcanzar por los franjirrojos, los cuales acabarían el partido con diez hombres por la expulsión de Nanclares. Adrián Embarba debutó con el filial y maquilló, con un soberbio gol, la descafeinada actuación del Rayo Vallecano B en la localidad serrana.

Con el ‘norte’ perdido

La zona más septentrional de la región volvió a castigar al Rayo Vallecano B. Primero fue en Sanse, después Alcobendas y ahora la capital de la Sierra, Collado Villalba. Ni un sólo punto ha sido capaz el filial rayista de rascar en las tres salidas que ha acometido hasta el momento y que le han impedido acomodarse en los puestos cálidos de Tercera. Una categoría, por cierto, que sigue mostrando su cara más amarga a los vallecanos, quienes, al igual que sucede en el primer equipo y a juzgar por lo visto en Villalba, parecen haber perdido la fórmula de hacer los goles.

Salió con ganas el Rayo B de aprovechar el gran partido del pasado fin de semana para, de esa forma, validar una dinámica positiva. A ello se le sumaba la presencia en el once del mejor extremo diestro de la categoría, Adrián Embarba, a quien -tras arrancar la temporada a las órdenes de Jémez- le llegó el momento de disputar su primer partido con el filial. El desparpajo y la intensidad de Embarba, sin embargo, no tuvieron la recompensa deseada, y el filial acabó acusando su falta de acierto en las escasas oportunidades que se le plantearon en el primer tiempo.

Mientras el Rayo B dominaba el esférico, el Villalba se dedicaba a llevar el partido a su terreno. Con un juego más directo y de referencias en ataque, al filo del descanso llegaría el único pero eficaz zarpazo de los amarillos. Marcos Gil redireccionaba con la cabeza un balón que llegaba centrado desde la derecha para ajustarlo al palo inalcanzable de Ismael. Una vez más, el esfuerzo del filial quedaba sin recompensa, todo lo contrario que el rival, que supo sacar mejor provecho de sus acciones.

Mentes calientes

Si el descanso sirve para calmar y refrescar las ideas, en el filial sucedió todo lo contrario. Regresó el Rayo B más nervioso e impacientado por el resultado y, en lugar de atacar, tuvo que dedicar más tiempo a las tareas defensivas. En una de esas, el delantero del Villalba se escurrió entre los centrales para toparse con Isma en el interior del área. la inercia del capitán rayista provocó que el jugador local chocase con el portero, una acción que el colegiado del partido interpretó como penalti. Adivinó el lugar Isma pero el disparo de Astray fue más rápido y el balón terminó lamiendo la red.

El tanto dejó hundido al filial franjirrojo que vivió sus peores momentos con la expulsión de Nanclares por protestar al árbitro una falta. Recomponía desde la banda el dibujo táctico del filial Mariano Madrid y, con un jugador menos, el equipo comenzó a carburar de nuevo. Isi construía desde la base y Embarba sumaba kilómetros por la cal. Con más lamentos que celebraciones, el partido se ponía cada vez más cuesta arriba para los de Vallecas que no lograban combinar.

De repente, un zurdazo de Embarba desde el vértice del área hacía olvidar a los espectadores la brisa fresca que provenía de las montañas. El debutante traía consigo la esperanza con la que moriría finalmente el Rayo B. Sin mordiente arriba, pasado de rosca y excesivamente dependiente de las individualidades de sus figuras, cebadas todas ellas con la mala suerte, que parece no querer desprenderse de este equipo.

Los tres puntos se quedaron en Collado Villalba y el filial puso de nuevo rumbo sur donde espera el próximo capítulo de esta nueva y farragosa andadura que mantiene al Rayo Vallecano B con la negativa fuera de la Ciudad Deportiva. Allí mismo espera el próximo domingo el recién ascendido equipo de Aluche, Los Yébenes-San Bruno. Una ocasión ideal para volver a retomar el camino que tanto merece el filial; y no es otro que el de de la victoria.

Rayo Vallecano B: Isa; Robles, Mario, Parla, Cristian (Saballs), Nanclares, Blati (Conejo), Isi, Ramiro, Embarba, Manquillo.

2 comments
techy
techy

Creo k el B como primer ekipo tienen el mismo problema k no acaban las jugadas y la gran falta de un 9 goleador

Lipi
Lipi

Mala pinta

<