Principal > Primer Equipo > El Rayo Vallecano se pega otro tiro en el pie
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

El Rayo Vallecano se pega otro tiro en el pie


Un nuevo error, y ya se ha perdido la cuenta de ellos, condenó al Rayo Vallecano a la derrota frente al Valencia. El gol de Jonás, previo despiste de Saúl en la frontal del área franjirroja, bastó a los locales para dejar al conjunto rayista una semana más en el último puesto de la clasificación.

Otro intento frustrado

Brazos en jarra, rabia contenida y la mirada perdida intentando encontrar una explicación en la nada. Es la imagen de más de un jugador vallecano tras el pitido final que certificó la sexta derrota de la temporada en siete partidos de un Rayo valiente, que no reniega de su estilo pero al que jornada tras jornada sus propios deslices le han hecho caer de bruces hasta la última posición liguera.

Cuesta explicar a alguien que no vio lo sucedido en Mestalla que la diferencia entre Valencia y Rayo no fue tanta como la que sus presupuestos indican. Al margen de un fallo tan puntual como crítico, ayuda a entender el resultado final la falta de gol del equipo que pasó por el estadio valencianista con una estridente equipación amarilla y verde. El fútbol no entiende de justicia ni falta que hace. Puedes ser mejor que tu rival, incluso te puede bastar siendo peor que él, pero lo que es fundamental es acertar con la pelotita entre los tres palos y este equipo ha adolecido de ello en este primer mes de competición.

Nuevos elementos en el once titular

Larrivey volvió al once, donde también encontraron su sitio Zé Castro y Seba. El punta argentino se peleó con toda la zaga local sin resultado alguno. Ni por bajo ni por alto, su teórica especialidad. Ni en una primera parte sosa por parte de ambos equipos ni en la segunda con los suyos volcados sobre el área de Diego Alves. No obstante, no se puede cargar únicamente sobre el ’20’ una responsabilidad conjunta, más si el problema de la escuadra vallecana reside en una defensa que parece maldita.

Faltó Gálvez tras su expulsión en Sevilla y su puesto fue ocupado por Zé Castro. El portugués se mostró sobrio y seguro, pero no así su compañero Saúl, quien pasó de héroe a villano en apenas segundos. A falta de 10 minutos para el descanso el joven futbolista reconvertido a central salvaba un balón bajo palos que podía haber sido el primero del partido. Mas un minuto después se quitó su traje de bombero para provocar el incendio que acabó quemando al Rayo en Valencia. El ilicitano erró un pase claro en la frontal a un compañero que acabó en las botas de Jonás, quien batió a Rubén con un disparo muy ajustado. Otro tiro en el pie que salió muy caro.

De hecho, todo parecía controlado. El equipo de Djukic no dudó en ceder la posesión a los vallecanos y estos estaban cómodos con el balón aunque sin poner en demasiados aprietos a un Alves que estuvo los 90 minutos quejándose de una supuesta lesión pero que no fue sustituido.

Lo mejor del Rayo llegó en la segunda parte

Fue ya en la segunda parte cuando el portero brasileño intervino por primera vez a disparo de Seba. El uruguayo, sin presencia en la primera mitad, tuvo que retirarse lesionado transcurrida una hora de partido tras un mal apoyo en un salto. Para entonces el cuadro de Jémez ya había volcado el campo hacia el área che corriendo lógicos riesgos en defensa. Los franjirrojos procuraron abrir el campo al máximo y anular el efecto destructor de Javi Fuego en el medio. La sensación de peligro y el empate parecía cada vez más cerca pero nunca llegó a materializarse.

Bueno y Nery Castillo fueron las últimas bazas empleadas por el técnico visitante, uniéndose a Perea como hombres de refuerzo. Precisamente el manchego tuvo la ocasión más clara de los rayistas cuando restaban cinco minutos para el final. El interior controló con delicadeza un balón largo de Zé Castro pero no supo batir a Alves en el mano a mano para gran frustración de afición y compañeros que veían en esa oportunidad la merecida recompensa a sus esfuerzos.

El resultado final pudo ser más amplio a favor de los valencianistas si en el descuento Feghouli hubiese empujado -previo fuera de juego- un balón a puerta vacía. Ya daba igual. El Rayo se había dejado su último aliento segundos antes y flotaba desangrado a escasos metros de la orilla.

Se cierra así, con otra película de final triste, una semana horrorosa en resultados pero en la que el enfermo dio síntomas positivos aunque nadie lo crea a tenor de su pésima clasificación. Una pena el nuevo borrón en la cuenta que volverá a comenzar casi de cero frente a la Real Sociedad en una semana. Veremos si esta vez los de Jémez aciertan a la hora de empuñar sus armas y no las vuelven en su contra.

Valencia: Alves, Joao (Barragán min.81), Víctor Ruiz, Mathieu, Bernat, Javi Fuego, Banega (Michel min.75), Fede (Feghouli min.67), Canales, Pabón y Jonas.

Rayo Vallecano: Rubén, Arbilla, Mojica, Saúl (Nery Castillo min.85), Zé Castro, Baena (Bueno min.74), Trashorras, Adrián, Lass, Seba (Perea min.58) y Larrivey.

Goles: 1-0 minuto 37 Jonas de disparo cruzado tras robarle la cartera a Saúl en su propio área.

<