Principal > Primer Equipo > Inútil esfuerzo ante un Barça inalcanzable
Héctor Sánchez / Rayoherald.com
Héctor Sánchez / Rayoherald.com

Inútil esfuerzo ante un Barça inalcanzable


La historia se repitió. El FC Barcelona goleó al Rayo Vallecano en su visita a Vallecas. Los goles de Pedro en tres ocasiones y Cesc hicieron inútil el esfuerzo de los franjirrojos, que pagaron muy caros sus errores defensivos. Además, Trashorras marró un penalti que podía haber equilibrado el partido en la primera mitad.

Objetivo fuera de alcance

Nueva muestra de contundencia de uno de los gigantes de la Liga en el campo del más pequeño. En la línea de las dos últimas visitas de los culés al barrio madrileño el resultado acabó siendo de lo más abultado. Con los cuatro del sábado, el equipo azulgrana cuenta con un balance que habla por sí solo: 16 goles a favor y ninguno en contra en los tres partidos desde que el conjunto vallecano volviese a Primera.

Mas ni fue el mejor Barça de los últimos años, ni fue el Rayo empequeñecido de las dos últimas temporadas. Al menos durante la primera parte, los de Paco Jémez jugaron de igual a igual a una escuadra de presupuesto inalcanzable que le permite machacar rivales jornada sí, jornada también, sin necesidad de ser un equipo de ensueño.

Con las novedades de Mojica y Baena en el once que naufragó en Málaga una semana atrás y con la novedad de Saúl en el centro de la defensa junto a Gálvez, los locales salieron a presionar de inicio. A diferencia de otras ocasiones, el cuadro franjirrojo no dudó en frenar el juego rival a base de faltas, lo que interrumpió el juego con frecuencia. Aún así, los del Tata Martino tuvieron tres oportunidades muy claras para adelantarse en el marcador que salvaron milagrosamente los defensas vallecanos o desperdiciaron los atacantes culés según se mire.

Pedro abrió el marcador

No obstante, de ir a la fuente, el cántaro se rompió. En uno de sus enésimas arrancadas con la pelota cosida al pie, Messi zigzagueó frente a la última línea rayista para poner en bandeja el primero a Pedro. Lejos de venirse abajo, espoleados por su afición y con el plus de buen hacer de Mojica desbordando desde la izquierda, el Rayo tiró de intensidad y buscó el empate. Al margen de arrebatar la posesión a un equipo en el que este aspecto ha sido impepinable durante años los vallecanos hicieron retroceder un paso atrás a sus rivales.

Apenas unos minutos después de encajar el gol los de Jémez veían cómo Clos Gómez señalaba penalti a su favor en un salto de Adriano en el que se apoyó en Trashorras. Fue el gallego quien se encargó de intentar poner el empate en el marcador pero enfrente se encontró a una de las figuras de la noche: Víctor Valdés. El meta rechazó un tiro poco colocado en una parada que cambió el rumbo del partido. No fue la única que regaló el de Hospitalet, muro infranqueable en un momento de forma espectacular. Incluso la suerte estuvo de su parte cuando ya batido vio cómo su compañero Montoya estaba a punto de batirle en una mala cesión cuando el empate sin goles aún pululaba en el marcador.

Agujero mayor tras el descanso

El técnico local movió ficha en el descanso al dar entrada a Nacho por Tito y situar a Arbilla en el lateral derecho. La actuación del defensor fue una de las más pobres que se le recuerdan en su año como rayista. Unida a la de Gálvez, se explica lo que sucedió al comienzo del segundo tiempo. El central granadino engrosó su lista de fallos esta temporada con un error que dilapidó las esperanzas de los rayistas. Solo habían transcurrido dos minutos y el nuevo tanto de Pedro sentó como una inyección letal a los franjirrojos, que no volverían a encontrar su sitio en lo que restaba de partido.

Superados por un Barça que ya jugaba casi a placer asistieron como testigos al primer triplete de Pedro con la camiseta azulgrana y al cuarto, obra de Cesc cuando faltaban 10 minutos para la conclusión. De nuevo había sido Gálvez quien por no despejar en largo cedió el balón a un contrario para que el ‘4’ visitante cerrase el marcador.

Con el gesto torcido, los franjirrojos vieron cómo todo el tesón puesto sobre el césped se esfumaba a base de bofetadas en forma de gol. De nada sirvió lograr todo un hito como dominar la posesión del balón. Sin pólvora arriba y condenado por sus errores atrás, el cuadro local se encamina a los puestos de descenso empujado por uno de los poderosos que descafeínan la competición. La sangría de goles no cesa y Sevilla y Valencia intentarán esta misma semana volver a hurgar en la herida. Continúan las curvas y el cinturón vallecano sigue sin abrocharse.

Rayo Vallecano: Rubén, Tito (Nacho min.46), Arbilla, Gálvez, Saúl, Baena, Trashorras, J.Viera (Larrivey min.57), Perea (Embarba min.47), Mojica y Alberto Bueno.

FC Barcelona: Valdés, Montoya, Piqué, Mascherano, Adriano, Song, Xavi (Dos Santos min.83), Cesc, Pedro (Iniesta min.73), Messi y Neymar (Tello min.79).

Goles: 0-1 Pedro (min 33) define con la izquierda a pase de Messi. 0-2 Pedro (min 47) a puerta vacía tras una jugada de Cesc por banda izquierda. 0-3 (min 70) de nuevo a puerta vacía gracias a un pase de Neymar. 0-4 Cesc (min 78) define con facilidad tras un error en la salida del balón del Rayo Vallecano.

<