Principal > Publicidad > Las posibilidades del Rayo
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

Las posibilidades del Rayo

Se avecinan jornadas intensas para el Rayo en las próximas semanas. El Málaga espera al conjunto vallecano en el regreso de la Liga y luego llegarán Barça, Sevilla, Valencia y Real Sociedad. No hace falta ser un genio para ver que si hacemos un análisis del calendario franjirrojo -poniendo en la balanza puntos, presupuestos y enfrentamientos- seguramente no nos dará un resultado muy favorable.

Como amante del fútbol, para mí las estadísticas -y las matemáticas en general- forman un papel fundamental cuando me pongo a pensar en las opciones de victoria de mi equipo. De hecho, he de confesar incluso una pequeña obsesión con los números, “vicio” que desarrollo sin complejos en otra de mis debilidades: el Texas Holdem Póker (reglas aquí para los interesados). No es que sea un jugador profesional pero hago mis pinitos para intentar calcular las posibilidades de conseguir una buena mano y averiguar también cuántas opciones tengo de batir la del rival.

El objetivo de un buen jugador de Hold’em –y de los que aspiramos a serlo- es saber cuándo vas a ganar. Analizas al rival, calculas las probabilidades de cada mano, haces números y ves que tan sólo hay una posibilidad entre mil de que tu contrincante tenga mejores cartas. Así que sigues la lógica, apuestas y… pierdes. Ups, al carajo la lógica. Ésa es la magia; el análisis es el juego pero la magia es lo que lo hace grande, lo que le da vida.

Volviendo al Rayo, hay que reconocer que históricamente los números nunca han sido muy buenos compañeros, prácticamente en ningún sentido. Tampoco se presentan muy halagüeños en septiembre. En verano se marcharon varios de los jugadores considerados “emblema” y el estilo de juego se tiene que adaptar todavía a las nuevas incorporaciones. Dos derrotas seguidas -con bañito incluido en el Calderón- y ahora nos enfrentamos a cuatro de los seis mejores clasificados de la temporada pasada, incluyendo el vigente campeón de Liga. ¿Qué dicen las cuentas? Ustedes mismos.

Sin embargo, repito que siempre tiene que haber espacio para la magia. Contamos con la ventaja de que nuestro rival cree que lleva la mejor mano y va a jugar al descubierto sin contar con esa posibilidad entre mil que se puede volver en su contra.

Es fútbol, es juego. Son tres resultados posibles en cada partido, por lo que nunca se puede hablar del 100%. Si no fuera así, ¿qué gracia tendría? La cosa pinta mal pero si dejamos de creer ¿qué sentido tiene? Es imposible que a un jugador de poker siempre le salgan bien los cálculos; si siempre se cumpliesen los pronósticos, no haría falta jugar. Por eso nos gusta. El que cree que va a ganar, deber tenerle respeto a la posibilidad de no hacerlo; por el contrario, el que piensa que va a perder, debe perderle todo el respeto a la posibilidad de ganar.

Sé que todo esto parece muy obvio pero también es cierto que muchas veces se nos olvidan estas obviedades y perdemos antes de jugar. Al fin y al cabo, es fútbol: puede pasar de todo.

<