Principal > Primer Equipo > Una derrota a la hora equivocada
Héctor Sánchez / Rayoherald.com
Héctor Sánchez / Rayoherald.com

Una derrota a la hora equivocada

Antes de empezar el análisis, una pequeña nota sobre el horario. Aunque evidentemente no podemos culpar del resultado a este hecho, está demostrado que el biorritmo afecta al funcionamiento físico y emocional del futbolista. A pesar del intento de acondicionamiento -con el cambio horario de los últimos entrenamientos- el jugador puede manifestar sensación de debilidad y poca concentración. Siempre hay que considerar que los cambios de intensidad pueden ser provocados por este tipo de factores externos.

El Rayo Vallecano saltó al terreno de juego creyendo en sí mismo, en una idea de juego y una distribución ordenada. Desde las primeras posiciones adelantaban líneas presionando al equipo contrario con constantes apoyos y triangulaciones acertadas- Se generaba una posesión digna de una idea valiente de juego. Tanto Trashorras como Saúl combinaban creativos con los centrales, generando profundidad y amplitud a las bandas.

Los de Caparrós, aunque siempre convervadores, contrarrestaban de forma inteligente con presión y rápidas transiciones defensa-ataque. Mientras tanto, los de Jémez intentaban sorprender con la velocidad de Lass, cambiando de banda para evitar ser previsible. El poco acierto marcaba el encuentro y evitaba que el marcador se moviese.

A medida que avanzaban los minutos volvimos a revivir la peor pesadilla de la pasada temporada: fallos en la línea defensiva que facilitan una contra y un peligro efectivo sobre la meta de Rubén. Los repliegues defectuosos hicieron posibles las llegadas en busca del gol de los granotas. En esa pequeña laguna de juego llegó el tanto visitante gracias a una acción individual de Rubén.

Ya en la segunda parte y con la expulsión de Lass, la reorganización en las posiciones fue tan aceptable que con la incorporación de Larrivey y Seba Fernández ganaron en juego ofensivo. Cabe destacar la buena defensa de la meta levantina por parte de Keylor Navas, cuyo acierto y seguridad evitaron la remontada en el intenso final propuesto por los franjirrojos.

La noche más cruel terminó con un despiste de Tito que, unido a la velocidad de Ivanschitz aprovechando el espacio libre, certificó el gol de la victoria visitante. Es necesario por tanto hacer hincapié en la necesidad de mantener el orden defensivo. Sólo así se evitan acciones de este tipo en un aspecto que deberá ser trabajado minuciosamente por el técnico del Rayo Vallecano. Tiempo hay en el parón antes de volver a la actividad de la liga, esperemos que en un horario más coherente para todos los públicos. El fútbol sin espectadores es menos fútbol.

<