Principal > Cantera > Varapalo en Matapiñonera
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

Varapalo en Matapiñonera


El Rayo Vallecano B no acaba de encontrar el ritmo a la Tercera División. En su primera salida de la temporada, el Sanse supo esperar su momento para noquear al equipo de Mariano Madrid. Tras el empate a uno del descanso, el filial franjirrojo se vio sobrepasado por la certera puntería de un Sanse que consiguió sumar sus primeros tres puntos de la temporada en plenas fiestas patronales de la localidad.

Haciendo callo

Regresaba el Rayo B a Matapiñonera apenas cuatro meses después de hacerlo en Segunda División B. Por aquel entonces, ambos equipos comenzaron a citarse en una categoría en la que, al menos en Vallecas, no se ha dado con la tecla aún. Duro varapalo el que se llevó el filial en su visita al norte de la Comunidad, cuyos jugadores siguen achacando a la inexperiencia y a su extrema juventud mientras se sigue haciendo callo de cara a los cuarenta partidos que quedan por delante.

Comenzó el encuentro sin ocasiones claras y con el Rayo B demostrando talento y velocidad a raudales. Además, cualquiera de los cerca de 400 presentes en el municipal sansero no podrían ni siquiera imaginar que se acabarían celebrando -porque el del Rayo también se celebró en la grada local- hasta seis goles. Rompió el hielo el cuadro local, que de la mano de un penalti cometido por Isi en su propio área, iba a permitir que Javi Vicente batiera a Isma desde los once metros.

Desde mucho antes, Isi era el jugador más destacado del partido, siendo el protagonista de marrar una de las ocasiones más claras para los franjirrojos estrellando un balón al palo. Remendaría su error minutos más tarde, al filo del descanso, con un solemne disparo de cincuenta metros que cogió desprevenido hasta el meta sansero.

Debacle tras el descanso

El intercambio de campos tras el tiempo de refresco pareció anestesiar al Rayo B y esa circunstancia la supo aprovechar de la mejor forma posible el Sanse para volver a ponerse por delante en el marcador. No tuvo tiempo de reacción el filial rayista y antes de cumplir diez minutos de juego de la segunda parte, el Sanse ya sumaba otro tanto en su casillero. Sería el primero de los tres que acabaría anotando Héctor para los locales.

Pudo recortar distancias el filial por medio de un claro penalti cometido sobre Toni Conejo que él mismo envió al edificio de apartamentos que caracteriza al fondo de Matapiñonera. Definitivamente, no era el día de los vallecanos que, ni con ocasiones tan claras como un penalti, pudieron meterse en el partido. Con las esperanzas de remontada a la altura de los tacos de las botas, el orgullo era lo único patente en los jugadores rayistas, pero el Sanse ya tenía ‘su fiesta’ montada.

“Al menos, todo esto acaba de empezar y hay tiempo para mejorar” era la frase que sobrevolaba tras el pitido final las cabezas de los de Mariano Madrid que, tras dos jornadas disputadas, se ven en el fondo de la tabla con ocho goles en contra y los únicos dos tantos de Isi en el apartado de goles a favor. Pues eso, paciencia y a mejorar.

UD Sanse: Kevin, González, Saúl, Jesús, Pascu, Vidal (Carlos, 66′), Vázquez, Gibanel, Vicente, Israel (Pinilla, 75′) y Héctor.

Rayo Vallecano B: Isma, Robles, Cristian, Mario, Suso, Arranz (Álvaro, 69′), Conejo (Feuillassier, 63′), Isi, Nanclares, Ramiro y Saballs (Mnanu Sánchez, 62′).

Goles: 1-0 Vicente (33′), 1-1 Isi (45′), 2-1 Héctor (47′), 3-1 Vicente (56′), 4-1 Héctor (68′) y 5-1 Héctor (85′)

<