Principal > General > Salir antes de entrar

Salir antes de entrar

Con su retorno a Segunda División el Rayo vuelve a ser un equipo apetecible para muchos, pero el equipo dirigido por Pepe Mel tiene a muchos jugadores con contrato en vigor y deberá afrontar la operación salida a la hora de hacer hueco para posibles fichajes.

Contrato en vigor

Tote, Magrao, Cereceda, Rubén Suárez, Westerveld o Jean Beausejour son algunos de los nombres que suenan para reforzar el Rayo Vallecano. La lista de jugadores transferibles también es extensa, una lista en la que prácticamente todos tienen contrato en vigor.

Ahí comienzan las dificultades para el Rayo Vallecano. La claúsula de renovación automática al conseguir el ascenso -hay decisiones que hay que tomar con la cabeza y no con el corazón- deja a los jugadores con la sartén por el mango. Felipe Miñambres y Jesús Fraile se encargaron de comunicar, a modo de Risto Mejide y sólo unos días después de la operación triunfo frente al Zamora, quienes cruzaban la pasarela y quienes estaban nominados para abandonar la academia la próxima campaña.

Aquellos que «no cuentan deportivamente» para el nuevo año en Segunda División tienen vía libre para buscarse equipo, pero el Club está obligado a respetar sus contratos. Los casos son múltiples y variados, pero está claro que hombres de la experiencia de Diego Torres no van a aceptar una cesión a estas alturas de la película, y mucho menos después de la experiencia en Salamanca. El delantero rayista ya se encontró allí con algunos compañeros que debían jugar por contrato y no piensa repetir experiencia.

Caso parecido al de un muy sorprendido Charly Llorens. A día de hoy el veterano jugador no hace caso a ninguna oferta y apuesta por darle la vuelta a la tortilla una vez iniciados los entrenamientos. Muchos temas por lidiar en una pretemporada que vivirá su primer capítulo el día 21 de Julio, fecha en la que los jugadores que cuentan para el míster comenzarán a ejercitarse. Los que no cuentan serán llamados el 4 de agosto, pero la polémica puede estar servida en caso de no solucionar la situación con la antelación suficiente.

<