Principal > Primer Equipo > Los plomos fundidos
Héctor Sánchez / Rayoherald.com
Héctor Sánchez / Rayoherald.com

Los plomos fundidos

Lo complicado de un partido se fundamenta en tener claro como contrarrestar al oponente cuando las cosas no salen como uno las tenia planeadas. Sin embargo, muchos son los factores a nivel físico y psíquico que inciden en un Rayo Vallecano que a estas alturas de temporada no funciona como lo estuvo haciendo durante la gran mayoría del campeonato.

Demasiados errores facilitaron al Valencia el dominio del partido. Fallos estrepitosos bien aprovechados por el conjunto visitante. Siempre es fácil marcar como responsables de una derrota tanto a la línea defensiva como al guardameta, pero en este caso no funcionó absolutamente nada. El Rayo Vallecano fue incapaz de hacer fluir el juego, mientras que la intensidad marcaba el juego del equipo de Valverde.

El Valencia aprovechó a la perfección las rápidas transiciones defensa ataque con el peligroso tándem formado por Banega y Soldado. Por otro lado, cuando el Rayo construía medianamente una jugada de peligro, los valencianistas recuperaban con eficacia las marcas gracias a la constancia de hombres con experiencia como Albelda. Así las cosas, el riesgo sobre la portería de Guaita fue inexistente.

Volviendo a la propuesta del Rayo Vallecano, en esta ocasión la falta en distribución de balones por parte de Trashorras a las bandas anuló por completo a los extremos, que tampoco hacían mucho por bajar en ayuda. Al mismo tiempo, Javi Fuego tenía que preocuparse más y más en apoyar en tareas defensivas. En la segunda parte las soluciones tácticas eran claras y correctas: adelantar las líneas de presión dejando un hombre menos atrás era lo más procedente, pero a pesar de todo no había forma de contraatacar el juego del Valencia.

Lass y Perea fueron el último cartucho ofensivo, pero el efecto deseado no llegó. A Chori no le llegaban balones en condiciones suficientes para poder facilitar el trabajo a Deli. La lentitud en la toma de decisiones animaba al rival a presionar muy adelantado, todo ello en perjuicio de la fluidez del juego rayista. Este cúmulo de fallos -que no son solo de actitud sino de mejora en la comunicación y aporte colectivo- son claramente corregibles con trabajo y persistencia. Los tres puntos se los llevó el equipo que mejor supo interpretar el partido. En este ocasión, el esfuerzo sí fue proporcional al resultado.

Vanessa Niño (@Neskavk) es una vallecana de pura cepa, Técnico de Sonido, Entrenadora de Fútbol y Técnico Superior en Actividades Fí­sicas y Deportivas. Actualmente trabajando en Telemadrid y entrenando en el Vallecas C.F. Rayo Herald quiere agradecer su participación como colaborador habitual en este diario.

Trackbacks

  1. […] Los plomos fundidos […]

<