Principal > Cantera > El filial salva su primer match-ball pese a empatar ante el Zamora
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

El filial salva su primer match-ball pese a empatar ante el Zamora


El Rayo Vallecano B y Zamora sumaron un punto que se antoja insuficiente en la particular agonía que mantienen ambos equipos para escapar del descenso. Jorge Sáez iluminó el camino en la primera parte para los rayistas con un gol desde fuera del área. El Zamora igualó el marcador en el segundo acto y logró, con un hombre menos, defender el resultado hasta el final. El empate no dejó satisfecho a ninguno de los equipos.

La muerte lenta del filial

No hay primavera para el filial. El sol de mayo ya no brilla igual que otros años en la Ciudad Deportiva. Las caras largas y los gestos de lamentación le ganan terreno a unas alegrías que ya son de otra época. Ya no hay partidos clave, rivales directos y apenas quedan finales por jugar. El Rayo Vallecano B se despide de Segunda B lentamente, al ritmo que marca una Tercera División que comienza a colorearse de franjirrojo.

Ante el Zamora tampoco fue el día. Y eso que Nana volvió a la titularidad, aunque esta vez en el centro de la zaga, lejos de su lugar habitual. Al igual que Juanito, quien ocuparía el puesto de un Perea que acompaño a Nacho a la cita del primer equipo en Zaragoza. Además, por segundo partido consecutivo, Gabri vería el partido desde la grada.

Duelo de condenados

Se enfrentaban en la Ciudad Deportiva dos de los cuatro equipos que comparten puestos de descenso. Las urgencias eran palpables y los nervios emergían en ambos bandos, más si cabe a la hora de atacar que de defender. Sin tener muy claro cómo, Rayo B y Zamora conseguían inquietar a los arqueros con tímidas llegadas durante los primeros compases de partido. Lo intentaba con más criterio el cuadro rayista, aunque el amplio despliegue defensivo zamorano anuló las pretensiones de un impetuoso Dalmau, quien volvía a repetir tiularidad con el filial.

Ante tanta solidez, los rayistas aprovecharon los fallos comunicativos de los jugadores del Zamora para tomar ventaja en el partido. Sería la calidad de Jorge Sáez la encargada de hacer el resto, colocando con sutileza un balón, desde más de veinte metros, en el interior de la portería visitante, aprovechando una salida en falso del portero castellano leonés.

El final de siempre

El Rayo B se marchó a vestuarios con el camino a la salvación algo más iluminado gracias al gol. Sin embargo, el Zamora no había dicho su última palabra y salió en el segundo acto dispuesto a llevarse el partido. No andaba desencaminado el cuadro visitante, y mientras el Rayo B disfrutaba de sus mejores minutos sobre el verde, un error en la transición defensiva provocó el contraataque del Zamora, que finalizó con potencia Sergio Rodríguez cruzando un balón imposible para Isma.

El desenlace del partido se encaminaba de nuevo al final más repetido a lo largo de la temporada en la Ciudad Deportiva y que nadie desde la parcela técnica ha conseguido evitar. A ello se quiso sobreponer el Rayo B bombardeando con ocasiones la portería zamorana. Rubén Ramiro estrelló un disparo a la cruceta, mientras que Rober mandaba alto un remate en el interior del área. Entre tanto, Collado se veía continuamente superado por los defensores zamoranos en los metros decisivos.

Sin escatimar en derroche físico, el Zamora, que acabó el partido con un futbolista menos por la expulsión de Ramiro, también dispuso de alguna ocasión para llevarse el partido, pero se toparía con la mejor versión de Isma bajo palos.

Un ojo en Sanse, el otro en Segunda B

Las cruciales intervenciones del guardameta rayista mantuvieron con vida a un filial que acabó el partido con la mente puesta en Matapiñonera, donde un resultado positivo del Sanse podría haber enviado a los de Vallecas con rumbo fijo a Tercera.

Finalmente, tanto Rayo Vallecano B como Zamora respiraron con el triunfo del Tenerife que permite aflojar, al menos por una semana más, el nudo de la soga del que cuelgan las cabezas de los cuatro equipos señalados para perder la categoría.

<