Principal > General > Un día de fiesta (I)

Un día de fiesta (I)

El 15 de Junio de 2008 pasará a los anales de la historia rayista como el fin de la pesadilla de la Segunda B. Tras cuatro años deambulando por campos imposibles, a las 20:27 de un día mágico el Rayo Vallecano retornaba a su lugar en el fútbol profesional. Esta es la historia de ese día.

Fuente de la Asamblea, 14:27 horas

La fuente la Asamblea esperaba vallada desde primera hora de la mañana la celebración del ascenso. La quedada inicial dos horas y media antes del encuentro fue la antesala de lo que posteriormente sería una auténtica fiesta.

Con el lema «Tu afición de marca el camino» propuesto por Bukaneros, numerosos aficionados del Rayo Vallecano recorrieron el camino desde la fuente hasta la puerta de vestuarios poniendo la primera piedra de una emocionante jornada en Vallecas.


Llegada del autobús del equipo, 17:19 horas

El Rayo Vallecano llegó al Teresa Rivero una hora antes del partido. El técnico del equipo así lo dispuso para evitar una espera demasiado larga dentro del estadio. A la llegada a la puerta de vestuarios todo el equipo pudo sentir el apoyo de los suyos nada más bajar del autobús.

Varios puestos situados en la entrada y en la parada de autobus se encargaban de pintar la cara de los aficionados locales con los colores de su equipo, dando junto con las bufandas e indumentarias franjirrojas un colorido único a la previa del partido.

Bastante antes el conjunto visitante ya había sido recibido con una estruendosa pitada de los aficionados allí concentrados. Los de Álvarez Tomé se pudieron dar cuenta desde el primer momento de que no iba a ser nada fácil dar la sorpresa en el fortín vallecano.

Al final del partido los zamoranos se encontraron de nuevo con una puerta de vestuarios abarrotada, quedando como testigos mudos de la celebración con la calle Payaso Fofó totalmente bloqueada.


Comienza el partido, 18:30 horas

Con el Teresa Rivero hasta la bandera el Rayo Vallecano afrontó el partido con la seguridad del que no puede fallar. En el fondo de Bukaneros se desplegó un espectacular tifo alusivo al final cuatro asalto, deseo que finalmente se haría realidad.

Sobre el césped, Mel dispuso a los mismos once hombres que habían conseguido encarrilar la eliminatoria en el Ruta de la Plata. Tomé podía contar en esta ocasión con Senel, pero el delantero se tuvo que retirar lesionado durante la primera mitad.

Albiol entraba con total libertad por banda derecha, las ocasiones llegaban pero el gol se resistía gracias a las intervenciones tanto de la defensa como de un Dani muy inspirado debajo de la portería.

Dominio local en una primera parte que terminaba sin goles y dejando por delante cuarenta y cinco minutos de mucha emoción por ambos bandos.


Gol de pachon (19:52 h)

El dominio en el juego tiene su recompensa con un impresionante gol de cabeza de Sergio Pachón a la salida de un córner lanzado con mucha rosca por Miguel Albiol.

El nueve del Rayo Vallecano, que había visto como el colegiado le anulaba un tanto hacía unos instantes por un presunto fuera de juego, ejercía de autentico killer del área una vez más esta temporada. Impresionante segundo tramo de la temporada para el ex del Getafe.

A la emotiva celebración en la banda se unieron los jugadores del banquillo, formando una auténtica piña en la banda del Teresa Rivero y desatando la locura en la grada.

Sin duda fue uno de los momentos más emocionantes de una jornada. El rayismo se acercaba un poquito más al sueño y ya se veía muy cerca la salida del infierno.


Empata el Zamora (20:20 h)

Toca sufrir. En uno de los pocos acercamientos sobre el área de Tete Iván García conseguía empatar el encuentro y metía el susto en el cuerpo a los de Vallecas.

A pesar de haber sido superado por el potencial del Rayo Vallecano durante la mayoría de los minutos de la final, el Zamora apuraba sus opciones y entraba en el tramo final del partido a un solo gol de conseguir el ascenso a Segunda División.

Con todo preparado para la celebración, se viven instantes de máxima tensión en el Teresa Rivero. La sombra de Eibar es alargada y todo el mundo teme una jugada desafortunada que condene un año más al equipo a permanecer en Segunda B.

El portero visitante se suma al ataque en las últimas jugadas del encuentro, mienstras que los jugadores del Rayo Vallecano intentan mantener el balón lo más alejado del área posible.


Se acabó la pesadilla (20:27 h)

Final. Histórico ascenso e invasión del terreno de juego en una jornada memorable para el Rayo Vallecano.

Jugadores y afición comparten la alegría sobre un terreno de juego en el que rápidamente se empieza a acumular gente. Los cañones lanzan confeti y la situación es totalmente opuesta a la vivida en la visita a Eibar hace un año por estas fechas.

Pachón es uno de los más demandados mientras que la mayoría de jugadores, prácticamente desnudos después de regalar camisetas e incluso pantalones a los numerosos incondicionales, intentan ganar el túnel de vestuarios para continuar la fiesta.

<