Principal > Primer Equipo > Control inteligente del juego
Héctor Sánchez / Rayoherald.com
Héctor Sánchez / Rayoherald.com

Control inteligente del juego

Los entrenadores tenemos como principal cometido hacer más eficiente el juego de nuestros equipos, contrarrestando y anulando en la medida de lo posible al rival. Las exigencias que ello implica son dispares, pero elegir la mejor estrategia para un 11 contra 11 adaptándose a factores externos en las distintas fases del juego no es un trabajo sencillo.

Montanier demostró tener una lectura clara respecto al juego del Rayo Vallecano. Desde los primeros minutos mantuvo un planteamiento incomodo para el desarrollo de juego de los de Jémez. La Real saltó al campo con mucha intensidad ofensiva y buena comunicación entre líneas. Esta claro que cuando un equipo ha encajado dos goles en el primer cuarto de partido las decisiones a tomar deben ser contundentes. Más adelante, la propia progresión de partido nos marca si fueron más o menos acertadas.

Era evidente que el equipo guipuzcoano tenia bien tomada la medida en la banda derecha, ya que la oposición era completamente inexistente. Los cambios inmediatos de Tito y Lass fueron una solución circunstancial de obligada aplicación. La respuesta colectiva del Rayo permitió que la Real jugara con una intensidad mayor aprovechando inteligentemente esos espacios creados por falta de velocidad. Desde las primeras acciones de juego echábamos mucho de menos a un Trashorras que desajustase la medular rival distribuyendo balones como nos suele tener acostumbrados. El centrocampista también terminó siendo sustituido por Delibasic.

Por destacar a alguien con la franja roja en el pecho, Piti se propuso poner balones directos a la meta de Bravo, aunque sin mucho acierto. La falta de entendimiento con Léo y los buenos repliegues defensivos de los jugadores de la Real complicaban la definición de esas jugadas. Tampoco tuvo su día Chori Dominguez, que intentó solucionar un poco más atrasado ocupando el espacio de Trashorras. La falta de decisión y ejecución no le permitió cumplir con sus objetivos.

En conclusión, la falta de precisión, intensidad y solvencia del Rayo fue muy bien aprovechada por el dominio de los tiempos y un inteligente control de juego por parte del conjunto visitantes. La merecida victoria de la Real Sociedad deja una moraleja a la que se recurre en estos casos: de los errores se aprende y con trabajo se solucionan.

Vanessa Niño: Vallecana de pura cepa, Técnico de Sonido, Entrenadora de Fútbol y Técnico Superior en Actividades Físicas y Deportivas. Actualmente trabajando en Telemadrid y entrenando en el Vallecas C.F. Rayo Herald quiere agradecer su participación como colaborador habitual en este diario.

<